Pasar al contenido principal
x
Personas viendo el celular

Dependencia al teléfono celular, un riesgo para la salud mental

Citlalli López 

La caída masiva de las redes sociales ocurrida este 4 de octubre tuvo un impacto en la salud mental de la población.

Frustración, irritabilidad, ansiedad, depresión, tics nerviosos, fueron algunos de los síntomas que se presentaron el lunes pasado, cuando los usuarios se quedaron sin su “refugio seguro” por una tarde.

Lo anterior mostró un deterioro psicológico de diversos sectores de la población y evidenció la gran cantidad de personas adictas al Whatsapp, Facebook e Instagram, al considerar éstas una necesidad, dijo la terapeuta Frida Cheng Flores.

Estamos cada vez más solos, de ahí el sentimiento de angustia, la sensación de vacío o de “no saber qué hacer sin redes”, y fue tal que en las siete horas de fallas tecnológicas la mayoría de usuarios descargó otros servicios de mensajería para sustituir las redes sociales más populares por otras menos conocidas, a fin de “no quedarse desconectados”, añadió.

De ahí que el uso desmedido del teléfono celular es considerado ya una adicción, además del tiempo de vida que consume, mantiene al usuario enganchado de forma casi permanente porque le genera placer, explicó la especialista en terapia familiar, previo al Día Mundial de la Salud Mental que se celebra este 10 de octubre.

"Fin perverso" 

Se ha comprobado que específicamente la utilización de redes sociales produce dopamina en el individuo; de esta manera cada “me gusta”, cada comentario positivo o aumento de seguidores, disparan neurotransmisores en el cerebro que conducen a la euforia o efectos estimulantes, idéntica sensación que produce el consumo de alguna droga.

“No debemos olvidar que estas redes son un negocio y tienen un “fin perverso” llamémosle así, que es meterse en la mente del usuario y obtener información para mantenerte el mayor tiempo posible en línea. Con base en tus búsquedas en internet, esta red sabe tus gustos, preferencias, opiniones, para que no te vayas. No es casualidad que te presente múltiples opciones de algún tema que hayas buscado, lo cual funciona con base en algoritmos”, abundó la diplomada en Neuropsicología.

Mencionó que estudios de diferentes países del mundo documentaron que el sector poblacional que se sintió más afectado emocionalmente por esta desconexión de medios sociales fue el de 21 a 30 años de edad, individuos que pertenecen a la generación “millennials”.

“La salud y bienestar emocional fueron profundamente afectados a raíz de la pandemia, se multiplicaron los padecimientos mentales, en este período de adaptación a una nueva vida y se generó un mayor apego a las redes sociales y a los dispositivos electrónicos en general”, concluyó la especialista en salud mental.