Crece informalidad laboral en Oaxaca; mujeres, las más castigadas | NVI Noticias Pasar al contenido principal
x
Foto(s): Cortesía

Crece informalidad laboral en Oaxaca; mujeres, las más castigadas

Citlalli López Velázquez

El crecimiento del empleo informal se encuentra imparable y en este camino las más castigadas son las mujeres, revelan los datos más recientes de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del tercer trimestre de 2022, realizado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Las cifras correspondientes a julio- septiembre, detallan que en Oaxaca, la población ocupada informal —que comprende a las y los ocupados que son laboralmente vulnerables por la naturaleza de la unidad económica para la que trabajan— pasó de 1 millón 414 mil 169 personas en el tercer trimestre de 2021, a 1 millón 547 mil 590 en el tercer trimestre de 2022.

La ocupación informal, según sexo, mostró un aumento, al pasar de 844 mil 404 hombres en el tercer trimestre de 2021 a 871 mil 746 en el tercer trimestre de 2022, al que contribuyen 22 mil 292 ocupados más, fuera del sector informal y 5 mil 050 en el sector informal.

Por su parte, la ocupación informal de las mujeres pasó de 569 mil 765 a 675 mil 844 en el mismo periodo, debido al incremento de 74 mil 038 mujeres ocupadas fuera del sector informal y de 32 041 en el sector informal.

Dolores forma parte del universo de mujeres que en Oaxaca se encuentran inmersas en el empleo informal. La razón principal -señala- es porque asume de manera total la crianza, cuidados y manutención de sus hijas ante el abandono paterno y su negativa a dar pensión alimenticia.

“Yo no puedo tener un empleo formal porque me requiere cumplir un horario de oficina que no empata con el tiempo en el que mis hijas están en la escuela”, explica.

Al no tener una red de apoyo la única opción que tiene es autoemplearse. Actualmente elabora desayunos y comidas en su hogar lo que le permite estar al pendiente de la crianza.

Un caso similar es del Daniela, quien vende todo tipo de productos de catálogo desde artículos del hogar, zapatos, ropa y suplementos alimenticios. El dinero, es a penas es suficiente para los gastos diarios. “Yo no tengo otra opción. Por la mañana no tendría problemas en estar en una oficina o establecimiento, pero por la tarde hay que estar al pendiente del cuidado de los hijos. Para nosotras como mujeres hay un doble esfuerzo, pero no tenemos oportunidad de un empleo formal”, indica.

“Yo no puedo tener un empleo formal porque me requiere cumplir un horario de oficina que no empata con el tiempo en el que mis hijas están en la escuela”. Dolores, trabajadora.