Pasar al contenido principal
x
Trabajadores de salud en mesa de debate

Condenan represión a trabajadores de salud despedidos en Oaxaca

Nadia Altamirano

Tres días después de que elementos de la Secretaría de Seguridad Pública desalojaron el plantón que por casi cien días mantuvieron sindicatos y extrabajadores de salud frente a la Casa Oficial de Gobierno en el centro de la ciudad de Oaxaca, integrantes de diferentes organizaciones condenaron los actos de represión.

La secretaria general del Sindicato Independiente de Trabajadores del Sector Salud, María del Carmen Noriega Agüero, refirió que el desalojo se realizó de manera arbitraria e incluyó el uso de gas lacrimógeno y toletes con los que golpearon las casas de campaña en donde dormían las personas a quienes les tocó hacer guardia esa noche.

En una conferencia de prensa conjunta, el dirigente de Antorcha Campesina, Dimas Romero González, reprochó que se utilice la represión para disolver un plantón de personas que demandaban su derecho al trabajo.

En presencia de la representante del Colegio Libre e Independiente de Arquitectos de Oaxaca, Claudia Ruiz Pérez, y de otras organizaciones, cuestionó la serie de bloqueos y protestas que se suscitaron ayer en la ciudad de Oaxaca y que refleja el mal manejo de la política interior.

“Si seguimos por este camino vamos a ir a parar a los incidentes que han habido, como el 2006 con incidentes lamentables en los que la sociedad pierde porque las autoridades, una vez acabados los argumentos del diálogo y la concertación, recurren a la fuerza bruta, represión y violación de derechos constitucionales de la gente”, asentó.

Apenas este martes integrantes del  Movimiento Único de Trabajadores Eventuales de los Servicios de la Salud de Oaxaca (MUTESSO) boquearon los accesos del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) en la Ciudad de México, impidiendo por varias horas la salida de trabajadores.

Desde el 15 de septiembre más de 2 mil 100 trabajadores se sumaron a los despidos que los Servicios de Salud de Oaxaca han hecho de personal eventual a quienes les finiquitan su contrato por falta de recursos para pagar su sueldo.

La inconformidad por esa medida hizo que los extrabajadores rechazaran la injerencia de cualquier sindicato e integraran el MUTESSO y una representación logró el 20 de septiembre pasado plantear la problemática al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, pero dos meses después las inconformidades continúan por la falta de solución.

"Una vez acabados los argumentos del diálogo y la concertación, recurren a la fuerza bruta, represión y violación de derechos constitucionales de la gente”.

María del Carmen Noriega Agüero

Secretaria general del Sindicato Independiente de Trabajadores del Sector Salud