Ciclovías, un beneficio para el medio ambiente y economía oaxaqueña | NVI Noticias Pasar al contenido principal
x
Foto(s): Cortesía

Ciclovías, un beneficio para el medio ambiente y economía oaxaqueña

Ana Lilia Pacheco

Ana Lilia Pacheco / Fotos: Emilio Morales Pacheco

Con la implementación de la BiciRuta en la capital oaxaqueña, cuyo objetivo es unir a la ciudad con las zonas conurbadas de los cuatro puntos cardinales, han surgido distintas opiniones a favor y en contra de esta alternativa de movilidad.

Pascal Rastour, secretario del colectivo VixiEscuela, afirmó que la implementación de las ciclovías beneficiará no sólo a los ciclistas, sino también a los comerciantes de esas zonas por donde pase la ruta, además de mejorar el medio ambiente.

La BiciRuta es un proyecto que se ha trabajado por más de cinco años entre colectivos ciclistas, asociaciones civiles y actualmente con las autoridades municipales y estatales del estado, pero la implementación en este 2021 se debe a que forma parte de las estrategia Movilidad 4s para México: Saludable, Segura, Sustentable y Solidaria. Plan de Movilidad para una nueva normalidad, de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu).

De acuerdo con el estudio realizado por la Secretaría de Movilidad (Semovi), la Agencia de Cooperación Alemana (GIZ por sus siglas en alemán) y  Bike n City, actualmente en Oaxaca sólo el 20 por ciento de los oaxaqueño utiliza el automóvil, mientras que el 80 por ciento el camión y 7 por ciento la bicicleta, por lo que quieren incrementar este último sector.

Beneficio a comercios

El ciclista recordó que en 2015 se implementó una ciclovía en la calzada Porfirio Díaz, lo cual les generó más ingresos a los comercios de ese lugar; no obstante, los automóviles la convirtieron en una calle de alta velocidad, lo que ha provocado que no haya peatones o provoque el cierre de comercios que aperturan sobre esa vialidad.

Compartió que el colectivo en el que es miembro comenzó en 2015, mismo año que se rehizo la calzada Porfirio Díaz cuyo proyecto iniciar era una ciclovía que bajaba del lado derecho y subía de lado izquierdo, pero los vecinos dijeron que no y se quitaron.

Abundó que actualmente la calzada se utiliza para alta velocidad impidiendo el cruce de peatones y aunque ese lugar podría ser un andador turístico, después de la gasolinera ubicada en la avenida Belisario Dominguez, la calzada se vuelve solitaria y los comercios que están ubicados cierran en los primeros meses.

“Ese es el resultado cuando alguien pone una autopista: nadie quiere ir ahí y el ejemplo es más fuerte cuando se considera la vía recreativa que se había hecho donde los comerciantes estaban felices porque era especial para ellos, de muchas ventas”, recuerda.

Pascal comparó los años en los que vivió en Ciudad de México, en específico en la colonia Condesa, donde en 2016 se implementaron las ciclovías y aunque en un principio los vecinos estuvieron en contra como actualmente ocurre en Oaxaca, actualmente es un paraíso en la capital y ha generado un mejor comercio.

“Ahorita es algo nuevo y están en contra, pero pasará y después aceptarán porque verán los resultados”, intuyó.

Asimismo, un estudio realizado en Toronto comprobó que los ciclistas, aunque compran en menor cantidad, lo hacen con más frecuencia, ya que en promedio un ciclista compra unas 11 veces al mes mientras que el automovilista solamente lo hace 7. 

Este mismo estudio reveló que el 75 por ciento de los automovilistas compran en promedio sólo 2 bolsas, que es lo mismo que alguien podría transportar con toda facilidad en la bicicleta.

Alternativa en pandemia

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) publicó el artículo “Andar en bicicleta o caminar… Así cambió COVID-19” el transporte en las ciudades en el que afirma que la pandemia provocó que la movilidad urbana cambiara.

Explica que se observó un impulso para los viajes no motorizados, como andar en bicicleta y caminar, mientras que el uso del transporte público, ahora asociado con la amenaza potencial de contagio, se desplomó.

Pascal, quien ha utilizado la bicicleta desde que tenía 6 años y en varias ciudades del mundo, relató que en el último año de pandemia, el uso de bicicleta se ha vuelto un fenómeno mundial.

Incluso mencionó que para algunas personas es difícil adquirir una bicicleta, pues no hay disponibilidad, ya que mucha gente con la pandemia tomó la decisión de andar en bicicleta, lo cual también se ha visto en Oaxaca.

“No sólo a nivel recreativo sino de medio de transporte, hoy en día, de Volcanes al Centro Histórico encuentro varios ciclistas contrario a otros años”, aseguró.

Esta ruta que se está implementando en la capital es una de las 12 estrategias propuestas en el Plan de Movilidad 4S que busca reducir las aglomeraciones y el contacto en espacios cerrados para mitigar el contagio y cubrir los requerimientos mínimos de actividad física diaria.

Por eso tiene planeada la ampliación de banquetas y calles, carriles exclusivos para bicicletas, reducción de velocidad con controles y reuso de estacionamientos con propósitos mercantiles para evitar saturación.

Este plan fue elaborado por la Sedatu, la Secretaría de Salud (SSA), la Secretaría de Comunicaciones y Transporte (SCT), la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat); la oficina de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en México y más de cien organizaciones de la sociedad civil.

Primeros cambios en 2 semanas

El ciclista afirmó que aunque actualmente no se ven muchos ciclistas utilizando las ciclovías, esto se debe a que solamente se han instalados los primeros kilómetros, pero cuando esté completo el proyecto, que de acuerdo con la Semovi será en diciembre, se observará el aumento.

“Hay que darle tiempo a la ciclovía, quizá más de 2 semanas porque la ciclovía lleva solamente una. Actualmente ya se ve gente en triciclos que pasan por ahí lo cual también ayuda a que el tráfico fluya, y para ver cuántos ciclistas más llegan hay que esperar un año para que la gente cambie sus hábitos”, compartió.

El 1 de junio de 2020, la Semovi de la Ciudad de México implementó una ciclovía emergente sobre la Avenida de los Insurgentes, la cual corre un total de 20 kilómetros.

La dependencia informó que, gracias a esta ciclovía, se duplicó el número de ciclistas que transitan por dicha arteria de la ciudad, pues se pasó de mil 996 personas el 24 de abril a 4 mil 633 el 25 de junio, lo que representa 2.32 veces el número de ciclistas iniciales, por lo que esa ruta ya se volvió permanente.

“Hay gente que quisiera andar en bicicleta, pero les da miedo de meterse en el tráfico automotriz y tienen razón porque los automóviles no tienen respeto a los ciclistas, lo que pedimos es que nos den chance y si en un año no están de acuerdo, yo mismo quito la ciclovía”, estimó Pascal.

Recordó que una ciclovía no es para que una persona no se pueda estacionar sino para que los ciclistas puedan seguir vivos y puedan moverse en bicicleta de manera segura.

 

¿Cómo se mueven los oaxaqueños?

20 % utiliza automóvil

7 % utiliza bicicleta

80 % utiliza transporte público

 

El inicio

2015, año en que se comenzó a planear la BiciRuta

 

Uso

2.32 veces el aumento del número de ciclistas al instalar una ciclovía

 

Economía

11 ves al mes, compra de un ciclista en un comercio donde hay ciclovía

7 veces al mes, compra de un automovilista 

 

“Hay gente que quisiera andar en bicicleta, pero les da miedo de meterse en el tráfico automotriz y tienen razón porque los automóviles no tienen respeto a los ciclistas".

Pascal Rastour

Secretario del colectivo VixiEscuela