Cerro del Fortín en Oaxaca, entre basura y contaminación sin control | NVI Noticias Pasar al contenido principal
x
basura-area-verde-letrero
Foto(s):

Cerro del Fortín en Oaxaca, entre basura y contaminación sin control

Giovanna Martínez

El parque estatal del Cerro del Fortín es un espacio óptimo para realizar actividades físicas como caminar, correr o conocer la naturaleza de la zona. 

Pero lamentablemente, también es aprovechado por personas sin escrúpulos que aprovechan que no hay vigilancia para delinquir, tirar basura o cadáveres de animales. 

Denuncia ciudadana

En redes sociales, Paola denunció que todos los días acude al Cerro del Fortín a realizar ejercicio; además, muchas familias acuden a caminar o convivir con sus mascotas. 

Uno de esos días, recuerda que halló alrededor de 14 bolsas de basura con animales muertos y desechos de papel higiénico, evidenciando que no hay vigilancia en la zona. 

“Esto representa un foco de infección para todos los que vamos y ocupamos el lugar para realizar deporte o las familias que asisten con sus mascotas”, comentaba.

Además, de acuerdo con una lona colocada en ese lugar, indica que el Cerro del Fortín es un área natural protegida, ya que era el único espacio que quedaba para conservar la flora y fauna silvestre, y por conciencia ecológica, se invita a las personas a no tirar basura. 

Pero a pesar del llamado, pocos hacían caso; Paola asegura que este problema se presenta, sobre todo cuando se realizan actividades como conciertos o eventos en el auditorio Guelaguetza. 

Aumentan los delitos

El Cerro del Fortín, establecido como uno de los pocos pulmones de la capital, es utilizado para el desarrollo de actividad física de cientos de deportistas.

Hace algunos años, esos deportistas que realizan sus actividades en este parque, denunciaban que en la zona se estaban registrando varios delitos como asaltos; se calculaba en aquel entonces, que se cometían tres asaltos a la semana.

Incluso, hubo quienes se pusieron de acuerdo y con la ayuda de los silbatos solicitaban el auxilio, ya que era una situación complicada. 

La tranquilidad que hace muchos años caracterizó al pulmón de la ciudad, poco a poco fue invadida por la delincuencia y vandalismo; ahora también enfrenta el problema de la contaminación. 

Piden vigilancia 

Paola expresó que es necesario que se realicen rondines de seguridad para evitar que se contamine el parque, ya que en él existen distintas especies, entre las que destacan la ardilla vientre rojo, el capulinero gris, la paloma alas blancas, el rascador oaxaqueño, luis bienteveo, tirano chibiú, el zopilote aura, el colibrí berilo y el oscuro, tortolita cola larga, aguililla cola roja, entre otros.  

La contaminación de la zona podría originar que las especies que ahí habitan puedan sufrir algunas enfermedades.

Además, los rondines también podrían dar seguridad a los deportistas y a las familias que acuden a este centro de esparcimiento. 

El parque cuenta con un decreto publicado en el Periódico Oficial del Gobierno del Estado de Oaxaca con fecha del 14 de agosto de 2004, en donde se asegura que el principal uso del parque es recreativo y deportivo, siendo de menor escala la extracción de leña y el uso de veredas por los vecinos en su tránsito hacia el centro de la ciudad.

Este espacio no se ha salvado de la destrucción por la mano del hombre; la mancha urbana la ha ido devorando año con año. Desde su decreto como Área Estatal Protegida, el parque del Cerro del Fortín ha perdido 22 hectáreas de flora bajo la mancha urbana.

Mientras que en 1973 -año en que fue decretado como área natural protegida- el Cerro del Fortín estaba compuesto por 88 hectáreas, hoy sólo quedan 66.

En el Programa de Manejo del Parque Estatal del Cerro del Fortín, elaborado en 2009, se especificó en su evaluación de amenazas, que la pérdida de superficie vegetal, la depredación de especies silvestres, la erosión y formación de cárcavas, tenía una severidad muy alta.

Entre las fuentes identificadas como causas son la pérdida de superficie del parque, por el cambio de uso de suelo y construcción de vías de acceso y vivienda; la fragmentación del hábitat por la extracción de leña y régimen de fuego alterado; la contaminación por residuos sólidos por las prácticas recreativas y deportivas incorrectas; la depredación de especies silvestres por la invasión de fauna introducida, y la erosión y formación de cárcavas por la pérdida de cobertura vegetal y la apertura de brechas. 

Para saber

El espacio es utilizado por deportistas y familias.

Las personas que se ejercitan en el Cerro del Fortín se han enfrentado a la contaminación.

Más de 20 hectáreas de flora ha perdido por mancha urbana.

Amenazas:

Pérdida de la superficie vegetal