Pasar al contenido principal
x

Ante la gentrificación de Oaxaca, el barrio de Xochimilco se extingue

oaxaca-portada
Foto(s): Cortesía
Citlalli López Velázquez

Edith Morales resiste al desplazamiento por gentrificación.

 Habita en el Barrio de Xochimilco, lugar que por su belleza es absorbido por restaurantes y Airbnb para extranjeros.

“En el barrio no hay seguridad, no hay agua, hay basura, las personas se orinan en las calles al salir de los restaurantes. No es un mejor lugar para vivir, pero como se puso de moda Oaxaca porque así lo promocionaron en el gobierno pasado, ahora nos están desplazando”, expresa.

Hace tres años las autoridades autorizaron la instalación de un restaurante detrás de su casa, espacio que era cien por ciento habitacional. Al no ser un espacio adecuado, el humo, los olores, las grasas y el ruido que se desprenden se cuelan hacia la vivienda de Edith. “Nos robaron la tranquilidad”, señala.

La situación se tornó insostenible en estos días de calor, pues abrir la ventana de su recámara implica que los olores y el ruido irrumpan irremediablemente, mantenerla cerrada ahoga debido al calor.

“Hay un olor a grasa rancia. Yo metí una queja a la dirección de ecología municipal y no hubo ningún avance”. 

El personal del área acudió a verificar lo que ocurría, pero no tenían los instrumentos necesarios para medir el impacto. “Está violentada la forma de vida”.

Meses después la problemática agravó con la apertura de un nuevo restaurante frente a su domicilio. 

“Cuando llegan los comensales bloquean la entrada con sus coches. Llegaban, no les interesa quedarse unos momentos o dos, tres horas a consumir. Yo tuve que ir a pedir que se movieran del lugar. Es aberrante la manera en que en este caso son autorizados negocios en lugares que son habitacionales”.

“Yo no sé ni que pensar, si hay corrupción de las autoridades, si hay incapacidad o ineptitud para regular todo este ambiente de agresión hacia alguien que está viviendo en un lugar habitacional”, expuso.

En el barrio de Xochimilco, especialmente de los arquitos hacia la Cruz de Piedra, las pocas familias que habitan mantienen frente a sus propiedades letreros en los que se pide a los visitantes respetar las entradas de las viviendas y no estacionar ahí sus vehículos.

Personas como Edith han resistido a la gentrificación, sin embargo, como ella misma lo señala, todo este proceso ha sido desgastante y la ha llevado a pensar en desplazarse hacia otro punto en donde pueda tener tranquilidad.

“Uno se cansa o se desgasta mucho resistiendo. Cada vez somos menos los vecinos. Llega un momento de frustración y enojo. ¿en qué momento uno como ciudadano pierde la fuerza y quienes deciden son las autoridades?”.

 

“En el barrio no hay seguridad, no hay agua, hay basura, las personas se orinan en las calles al salir de los restaurantes. No es un mejor lugar para vivir”.

Edith Morales 

Vecina del Barrio de Xochimilco 

Noticias ¡Cerca de ti!

Conoce los servicios publicitarios que impulsarán tu marca a otro nivel.