Alejandro Vera talla máscaras para rescatar la esencia de Juxtlahuaca | NVI Noticias Pasar al contenido principal
x
Alejandro Vera
Foto(s): Cortesía

Alejandro Vera talla máscaras para rescatar la esencia de Juxtlahuaca

Lesli Aguilar

SANTIAGO JUXTLAHUACA.- El maestro, Alejandro  de Jesús Vera Guzmán, tallador de máscaras de diablo en Santiago Juxtlahuaca, informó que  con realizar las máscaras rescata la esencia de su pueblo y de esta manera preserva la cultura.

Vera Guzmán estudió artes plásticas en la Real Academia de Bellas Artes en San Carlos en la Ciudad de México, donde perfeccionó sus técnicas, sin embargo, su amor al arte le ha dado los elementos para ser uno de los embajadores culturales más importantes de Santiago Juxtlahuaca.

Añadió que las máscaras que él hace son para poder dar identidad a la región Mixteca, pues señaló que cuando una de estas sale a exhibición a otro país, busca que siempre digan esa es de la Mixteca de Oaxaca,  con lo que se habrá cumplido el objetivo, por lo que con estas actividades busca poner el alto  el nombre de su comunidad.

El arte de hacer máscaras de diablo

Dijo que cada máscara que la talla pasa por un proceso, primero es un tributo a un árbol que nació en la comunidad  y por algún motivo murió, pero vuelve a vivir en nuevo personaje de la comunidad, es decir, en la máscara de los diablos.

Comentó que la madera que se usa no es de ningún árbol que vivo, sino de los que murieron, estos son pulidos para tomar la forma deseadas, luego se colocan los cuernos de chivo o de toro según el rostro deseado, se colocan los ojos de vidrio y para finalizar se pinta cada máscara tiene los rostros de las personas de la comunidad, esos que han hecho historia y que se rehúsan a morir.

“Yo cuando empiezo hacer una máscara y  veo que ya no se parece a las de Juxtlahuaca, regresó a mi colección  y vuelvo  a nutrir de lo que es la esencia, porque a mí   no me gusta que alguien que  ve una máscara mía y no sepa ni de dónde es, a lo mejor que la  vean en alguna exposición o en alguna fotografía, pero que digan es de la región Mixteca, porque cuando vean la máscara la identifiquen de dónde es”, añadió.

El maestro artesano refirió que el realizó su primera máscara a los tres años, según le narró su padre, sin embargo, dijo que sugirió el  interés en tallar una de madera para poder bailar en los bailes de su pueblo, --una de sus pasiones--.

“Mis primeras máscaras las hice cartón o papel maché, pero llegó el momento en que las hice de madera, en el 1984  hice mi primer máscara de madera, fue muy bonito para mí,  porque me tarde 2 años en hacerla, entonces llegamos a formar este taller familiar y lo que sabemos es que hemos hecho más de 4 mil máscaras”, expresó.

Las máscaras de los diablos 

Especificó que lo que él busca que con las máscaras de los Diablos de Juxtlahuaca es que sean catalogados como obras de arte, no como artesanías, porque estos es más una simple artesanía, conjuga, la historia, música, el arte popular, folclore y cultura.

Las máscaras de los diablos nacen de la inspiración de la danza Los Diablos y otros 5 bailes  más que son originarios de Santiago Juxtlahuaca, y que cuentan su influencia en la Mixteca Oaxaqueña.

El maestro Vera Guzmán refirió que sus primeras máscaras eran para la feria de su comunidad, que festeja a Santiago Apóstol y Santiago Caballerito, sin embargo, ahora sus principales consumidores son los migrantes, pues, actualmente  sus obras de arte oscilan en más de mil dólares. 

No obstante, especificó que: “al diablo nadie lo conoce, es una sugestión que tenemos, que representa al mal. Si existe o no existe, no podría investigar. Lo hago como yo quiero, y nadie me puede decir que estoy mal”, es decir, que nace de su propia inspiración. 

Refirió que estas máscaras tienen un precio en el mercado de 8 mil pesos, sin embargo, estas pesan hasta 2 kilogramos, las cuales, son ocupadas para bailar las danzas del pueblo. 

“Para las máscaras de diablo usamos madera de ahuehuete, es que es muy moldeable, ese árbol  lo tenemos en la orilla del río de Juxtlahuaca, está prohibido cortar los árboles, cuando los árboles se caen  los usamos, tenemos esta delicadeza de  no cortar los árboles”, añadió.

Su otra pasión 

Vera Guzmán dijo que su otra pasión es la música y la danza, por lo que ha hecho una recopilación de la danza popular de Juxtlahuaca –la chilena Mixteca—la cual es tocada en las fiestas, y que es llevada a su máxima expresión, pues, creo su banda y grupo de danzantes, quienes han sido los representantes de los bailes populares en la Guelaguetza. 

Expresó que “'Los danzantes' es un proyecto que iniciamos en el 2022 con mi tío Virgilio Guzmán Feria, el proyecto se llama San Judas Tadeo, ellos son muy devotos, y sacamos nuestro grupo de Rubios y Diablos, y comenzamos a difundirlos y por eso ahora estoy tan involucrado”.

Indicó que  entre sus familia  --de niños-- siempre bailaban Los Diablos, pues, es algo muy común, sin embargo, destacó que la cultura no tiene edad, por eso seguirán  impulsadla el resto de su vida.

Vera Guzmán se ha convertido en el icono de la cultura de Juxtlahuaca, quien ha resaltado cada aspecto a través de la música, danza y las obras de arte.