Pasar al contenido principal
x

Agobian olvido en investigaciones de feminicidios en Oaxaca

Citlalli López Velázquez 

Olvido y simulación, agobian las investigaciones de los feminicidios de Soledad Cruz Jarquín, Ivonne Jiménez Camacho y Melisa Rojas Pastrana, expuestos ante el Tribunal Feminista contra el Feminicidio en Oaxaca, órgano de justicia social que ayer, tras haber escuchado siete casos, rindió su sentencia.

Melisa

Melisa era madre de tres hijos y tenía 29 años de edad cuando fue asesinada en San Francisco Yosocuta el 20 de diciembre de 2020 a manos de su pareja, Miguel Chávez Nieto, quien hasta el momento se encuentra prófugo.

“Yo lo que quiero es que se haga justicia y que Miguel Chávez pague. Ella no merecía esa muerte”, expresó Gerarda Pastrana, madre de Melissa.

Ante las juezas del Tribunal Feminista señaló que Melisa no fue auxiliada por la familia del feminicida, ya que el día en que le arrebataron la vida, se encontraban todos en casa. Pese al daño irreparable contra su hija, los hijos de Melisa se quedaron al cuidado de la familia paterna.

Melisa era una joven alegre, dedicada a la pesca, trabajadora y que a pesar de la precariedad en la que vivía no se quejaba.

“Melisa se fue a los 14 años con este hombre que no la merecía porque ella llegó a una casa que no tenía ni luz ni agua. Cocinaba en leña, así tuvo a dos de sus hijos sin luz. Ella nunca se quejaba, nunca supimos que él la maltrataba, sólo ella sabía. A veces llegaba a casa de mi mamá y sólo decía que se habían enojado”.

Desde el asesinato de Melisa, las autoridades no han logrado ejecutar la orden de aprehensión y han dejado en manos de la familia de Melisa la responsabilidad de la búsqueda.

 Ivonne

Elvira Camacho, madre de Ivonne lleva ocho años en busca de justicia, los mismos que el feminicida Kevin Rojo Martínez, quien fuera su novio, lleva como prófugo de la justicia. El caso ha pasado por manos de cuatro fiscales: Manuel de Jesús López López, Joaquín Carrillo Ruiz (+), Rubén Vasconcelos Méndez y actualmente Arturo Peimbert Calvo, sin que ninguno logre hacer efectiva la orden de aprehensión.

Ivonne tenía 20 años cuando fue asesinada en Oaxaca de Juárez. Estudiaba diseño de modas. Era sociable y extrovertida. Ella fue desaparecida el 4 de agosto de 2013 y hallada sin vida dos días después.

“Han sido ocho años de impunidad. Sigo pidiendo justicia, pero a veces ya estoy cansada, me duele lo que nos dicen. Hemos pedido audiencia y nos aplazan. En lo personal me han dicho es que tenga paciencia, que sea prudente y me compadezca de esas pobres madres de los asesinos porque ellas también están destrozadas”.

A Elvira Camacho las autoridades le pidieron callar, no hacer público el nombre del feminicida bajo argumento de que ello podría entorpecer las investigaciones. Durante un año se mantuvo callada, hasta que comprendió que lo que existía detrás era la complicida y simulación de las autoridades.

Sol

Sol Cruz Jarquín fue asesinada el 2 de junio de 2018 en Juchitán de Zaragoza. Tras tres años de investigación, el pasado 22 de noviembre el caso fue sobreseído de forma parcial y se abrió una nueva carpeta por feminicidio, investigación que al empezar desde cero implicó la liberación de la única persona detenida.

Ella tenía 27 años de edad cuando fue asesinada por personas aún no identificadas. Ella se encontraba en aquel municipio obligada a cubrir la campaña electoral del hermano de su jefe, entonces titular de la Secretaría de Asuntos Indígenas, Francisco Montero.

“No sólo hay impunidad para quienes planearon el asesinato, hay otros delitos que no se han sancionado. Hay más delincuentes”, señaló.

“Si tuvieran tantitas ganas de hacer justicia tendrían que actuar contra los funcionarios”, destacó tras precisar que uno de ellos tendría que ser el exfiscal Rubén Vasconcelos quien en distintos momento también puso en riesgo su integridad.