Pandemia no mermó la fe en Santa María Petapa en el Istmo

SANTA MARÍA PETAPA, Oaxaca.- Hoy, las calles no rebozan de alegría, no se aprecia el habitual ajetreo de los puestos y juegos de feria. No se observan vendedoras de los tradicionales curados y dulces típicos locales y regionales.

No hay adornos multicolores, los trajes regionales y los tocados florales se quedaron en el ropero. Lo único intacto es la fe. La fe de un pueblo zapoteca en su Asunción de María.

Por primera vez en su historia, la grey católica de Santa María Petapa no ha sido partícipe de la fiesta patronal. Al menos, no como esta comunidad de la zona norte del Istmo oaxaqueño está acostumbrada a celebrar.

Este año no hubo calenda, no hubo regadas, no se contrató al mejor grupo tropical de la temporada o la mejor banda para el baile de gala, no habrá lavada de ollas.

El coronavirus ha trastocado la celebración popular, pero no ha impedido que los petapas acudan ante su patrona a encender una veladora, colocar unas flores, dar gracias por los favores recibidos o simplemente para celebrar junto a ella su día.

“Debido a la pandemia las fiestas patronales no se llevarán a cabo, pero eso no es motivo para dejar pasar desapercibido esta fecha tan importante para los petapenses”, escribió en sus redes sociales la presidenta del DIF local, Rosalinda López García.

Visitaron a la "patrona" 

La fiesta de agosto, es una de las celebraciones más antiguas y con mayor arraigo en la comunidad de Santa María.

Ahí convergen los pueblos de la región y la localidad petapa ve arribar a sus hijos que han migrado al norte del país, incluso Estados Unidos, quienes acuden a celebrar a la patrona.

Hasta el 2019 la parroquia era abarrotada por cientos de fieles que aguardaban el día especial para postrarse ante la imagen.

Sin embargo, para la celebración 2020 solo se autorizó el acceso de dos personas con las debidas medidas de prevención, cada cierto tiempo, de 09:00 a 19:00 horas; de esa manera, los católicos pudieron al menos, visitar por unos instantes a su patrona.

De una consulta realizada al sitio inafed.gob.mx, “a la llegada de una nueva religión y una nueva cultura, se registró el pueblo con el nombre de Santa María Petapa y desde hace más de 300 años se viene celebrando la fiesta patronal en honor a la Asunción María”.

Templo dañado por sismos 

El templo católico data de la época colonial y se erige como una de las parroquias más antiguas de toda la entidad oaxaqueña.

El sismo del 2017 causó graves daños y desde hace casi tres años no pueden realizar ceremonias en su interior.

La imagen de Asunción de María ha permanecido en un salón anexo en donde, hasta antes de la pandemia, se realizaban las misas.

Los pueblos vecinos de la zona húmeda también acuden a celebrar a la virgen María, a cumplir alguna manda, agradecer a la virgen y a degustar en el centro de la población los tradicionales antojitos y dulces, elaborados ex profeso para ser ofrecidos del 13 al 16 de agosto.

El presidente municipal, Oliver López García, informó a través de sus redes sociales que ésta es la primera ocasión que en Santa María Petapa se suspende la fiesta patronal.