Antes de la masacre, hubo un linchamiento en San Mateo del Mar, afirman pobladores

Surgen nuevas versiones alrededor de la masacre
Mario Jiménez LeyvaMario Jiménez Leyva

De acuerdo con el testimonio del familiar de una de las personas asesinadas en San Mateo del Mar, en la región del Istmo de Tehuantepec, se llevaba a cabo una asamblea cuando comenzó la agresión y un posterior linchamiento de las 15 víctimas que perdieron la vida.

Según confió el denunciante a Noticias Voz e Imagen de Oaxaca, el grupo encabezado por Camerino Dávalos, a quien señalan como "mercenario político", decidió fortalecerse y manifestarse, luego de perder poder en la zona y, por tanto, que su presencia y control menguaran.

"Convocaron según a una asamblea porque ya estaban, por decirlo así, perdiendo el rating. Hablan de un supuesto frente en el que participan habitantes de 14 agencias y no van más que 100 o 200 personas. Eso dice que pueden ser acarreados, pagados o golpeadores", apuntó.

Abandonados a la suerte

Respecto a cómo sucedió el lamentable hecho, la fuente señala que vía funcionarios, la Unión de Agencias y Comunidades Indígenas habría solicitado a las corporaciones de seguridad estatal y a la Guardia Nacional, el resguardo de los presuntos asistentes a la supuesta asamblea, los cuales viajaban en un convoy integrado por al menos 10 camionetas y escoltado por las fuerzas castrenses.

Sin embargo, al llegar al punto en donde se perpetró el ataque y en el que el camino estaba bloqueado con llantas quemadas, ramas, troncos de árboles y piedras, los uniformados se replegaron y huyeron por las amenazas de la Unión de Agencias de secuestrar a los comandantes estatales, dejando a su suerte a los pobladores.

Cabe señalar que, según el testimonio del denunciante, la gente de Camerino Dávalos habría dispersado a la población con disparos para evitar que removieran los objetos que impedían el paso por la carretera. Ante las amenazas y por evitar confrontamientos armados, las corporaciones abandonaron el lugar.

La misma fuente reveló que esta masacre, cuyo móvil aseguran fue una venganza, data de la denuncia interpuesta por un grupo de mujeres que asistieron a la capital el estado a la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) para solicitar medidas cautelares y protección luego de la agresión, el pasado 2 de mayo, por parte de integrantes de la Unión de Agencias.

"El ataque se debe a la demanda que interpusieron estas mujeres sobre cómo fueron sacadas de su casa nada más supuestamente por ser simpatizantes del residente Municipal. Esta gente que las sacó de su casa son integrantes de la supuesta Unión de Agencias, encabezada por Camerino Dávalos", concluyó el denunciante quien pidió anonimato ante el temor de represalias.