Sembrar leguminosas disminuye necesidad de fertilizantes sintéticos | NVI Noticias Pasar al contenido principal
x
Leguminosas
Foto(s): Cortesía

Sembrar leguminosas disminuye necesidad de fertilizantes sintéticos

Israel García Reyes

Nadia Altamirano Díaz

Combinar la siembra de leguminosas con la rotación de cultivos y dejar cobertura vegetal entre ciclos agrícolas disminuye la necesidad de fertilizantes nitrogenados sintéticos, cuyo precio actual se elevó en un 100 por ciento en los tres meses recientes.

Dependiendo de la especie de leguminosa, explica el investigador Leodegario Osorio Alcalá, se puede fijar desde 50 hasta 150 kilogramos de nitrógeno por hectárea, como el caso de la alfalfa, mientras que el frijol aporta entre 50 y 70 kilos por hectárea.

Osorio Alcalá es investigador desde 1985 del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP) y está a cargo del Sitio Experimental Mixteca Oaxaqueña, ubicado en Santo Domingo Yanhuitlán.

“En este momento de crisis por el alto costo de los fertilizantes sintéticos es cuando vas se está revalorando la rotación de cultivo, la siembra con leguminosas o la asociación de otros cultivos con éstas, como ocurre con el sistema milpa que incluye el frijol”, señaló en entrevista.

Insistió que en este momento en que productores se alistan para el ciclo primavera verano dan mayor importancia a cultivar leguminosas, ya sea como monocultivo o asociados a otros en un mismo espacio, lo que además mejora la alimentación por el alto nivel nutritivo.

“Se está viendo como una alternativa más, como el uso de abonos orgánicos o la formación de materia orgánica, pero sí, las leguminosas es un punto fundamental que se está revalorizando”, recalcó.

Al menos el 55 por ciento de los productores, calculó, implementan el cultivo de leguminosas “por necesidad” porque “ven que un bulto de urea les cuesta mil 300 pesos, cuando antes costaba 400 pesos”.

Voltear a mirar este tipo de alternativas agroecológicas tiene un beneficio en el bolsillo del productor, pero también a largo plazo en la reducción del cambio climático, ya que los fertilizantes nitrogenados sintéticos generan gases de efecto invernadero.

“Si es un monocultivo el frijol es una excelente alternativa”, sugirió, pero lo ideal es rotarlo con algún cereal como el maíz, pero se debe buscar cuál es la leguminosa más indicada de acuerdo al tipo de suelo y sistema de producción.


“Se está viendo como una alternativa más, como el uso de abonos orgánicos o la formación de materia orgánica, pero sí, las leguminosas es un punto fundamental que se está revalorizando”.

Leodegario Osorio Alcalá

Investigador

 

FOTO: Archivo