Pega ansiedad a adultos menores de 65 años por altos niveles de estrés | NVI Noticias Pasar al contenido principal
x
mujer_con_ansiedad
Foto(s): Cortesía

Pega ansiedad a adultos menores de 65 años por altos niveles de estrés

Infobae

Hay un dato que, visto ahora, define qué hablamos cuando hablamos de ansiedad y depresión a raíz de la pandemia: durante los primeros 58 días de la pandemia de coronavirus hubo un total estimado de 3.4 millones de búsquedas relacionadas con ansiedad aguda severa en Estados Unidos. Los investigadores monitorearon qué tanto se buscaron frases como: “ataque de pánico”, “ataque de ansiedad”, “¿estoy teniendo un ataque de pánico” y “síntomas de un ataque de ansiedad”.

La información surge de un estudio llevado a cabo por un grupo de profesionales de la División de Enfermedades Infecciosas y Salud Pública Global del Departamento de Medicina de la Universidad de California, Estados Unidos. Se concentró en las búsquedas en Internet indicativas de ansiedad aguda durante las primeras etapas de la pandemia de COVID-19.

En Estados Unidos, el día de más búsquedas fue el 28 de marzo, una jornada después de que se extendieran las medidas de distanciamiento social en el país. En este día, las búsquedas fueron 52% mayores de lo registrado en años anteriores. Dos años y medio de aquel entonces. La salud mental, se sabe, es un tema que vienen estudiando profesionales de todo el mundo. Es parte de lo que el COVID también ha dejado.

Ahora un panel de expertos médicos recomendó este martes, por primera vez, que los médicos evalúen la ansiedad en todos los pacientes adultos menores de 65 años. Se trata de una guía que destaca los grandes niveles de estrés que han afectado a los Estados Unidos desde el comienzo de la pandemia.

El grupo asesor, llamado Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de EU, sostuvo que la guía tenía como objetivo ayudar a prevenir que los trastornos de salud mental no se detecten ni se traten durante años o incluso décadas. Si bien la guía se publicó en forma de borrador, el panel lo finalizará en los próximos meses después de revisar los comentarios públicos.

El panel, designado por un brazo del Departamento de Salud y Servicios Humanos federal, ha estado preparando la guía desde antes de la pandemia. Las recomendaciones llegan en un momento de “necesidad crítica”, dijo Lori Pbert, psicóloga clínica y profesora de la Facultad de Medicina Chan de la Universidad de Massachusetts, que forma parte del grupo de trabajo.

Los estadounidenses han informado niveles de ansiedad desmesurados en respuesta a una confluencia de factores estresantes, que incluyen la inflación y las tasas de criminalidad, el miedo a la enfermedad y la pérdida de seres queridos por el COVID-19.

Dijo Pbert: “Es una crisis en este país. Nuestra única esperanza es que nuestras recomendaciones destaquen la necesidad de crear un mayor acceso a la atención de la salud mental, y con urgencia”.

De agosto de 2020 a febrero de 2021, el porcentaje de adultos con síntomas recientes de un trastorno de ansiedad o depresión aumentó del 36.4 % al 41.5 %, según un estudio citado por el grupo de trabajo.

Los estudios y encuestas realizados durante la pandemia muestran sistemáticamente que los jóvenes, en lugar de las personas mayores, son los más vulnerables a una mayor angustia psicológica, tal vez porque su necesidad de interacciones sociales es más fuerte. Los datos también sugieren que las mujeres jóvenes son más vulnerables que los hombres jóvenes, y las personas con niños pequeños o un trastorno psiquiátrico diagnosticado previamente tienen un riesgo particularmente alto de tener problemas de salud mental.

“Las cosas que sabemos que predisponen a las personas a problemas y afecciones de salud mental se han incrementado en su conjunto”, dice Victor Ugo, especialista en políticas de salud mental en United for Global Mental Health, un grupo de defensa de la salud mental en Londres.

En respuesta a las recomendaciones, los proveedores de atención de salud mental enfatizaron que los programas de detección son útiles solo si llevan a los pacientes a soluciones efectivas. En un momento en que el país tiene “escasez de recursos de salud mental en todos los niveles (psiquiatras, psicólogos y terapeutas), eso es una preocupación real”, dijo el doctor Jeffrey Staab, psiquiatra y presidente del departamento de psiquiatría y psicología de Mayo Clinic. en Rochester, Minnesota.

“Podemos evaluar a muchas personas, pero si eso es todo lo que sucede, es una pérdida de tiempo”, dijo Staab, que no forma parte del grupo de trabajo.

Los psiquiatras, aunque satisfechos con la atención prestada a la salud mental, también subrayaron que una prueba de detección estandarizada es solo el primer paso hacia un diagnóstico, y que los proveedores deberán evitar asumir que un resultado positivo de la prueba indica un trastorno clínico.

Los crecientes problemas de salud mental no son exclusivos de los Estados Unidos. La ansiedad y la depresión aumentaron un 25 por ciento a nivel mundial durante el primer año de la pandemia, según la Organización Mundial de la Salud, y solo han mejorado parcialmente desde entonces.

Alrededor de una cuarta parte de los hombres y alrededor del 40 por ciento de las mujeres en los Estados Unidos enfrentan un trastorno de ansiedad en su vida, según el grupo de trabajo, aunque gran parte de los datos están desactualizados. Las mujeres tienen casi el doble de riesgo de depresión en comparación con los hombres, según muestran los estudios, y la recomendación prestó especial atención a las pruebas de detección para pacientes embarazadas y posparto.

Los médicos suelen utilizar cuestionarios y escalas para evaluar los trastornos de salud mental. De acuerdo con las recomendaciones, los resultados positivos de las pruebas conducirían a evaluaciones adicionales a discreción del proveedor, según las condiciones de salud subyacentes y otros eventos de la vida.

Algunos médicos de atención primaria expresaron su preocupación de que es poco plausible agregar una responsabilidad adicional a su amplia lista de verificación para citas breves con pacientes. El doctor Pbert del grupo de trabajo dijo que esos proveedores deberían “hacer lo que ya hacen a diario: hacer malabarismos y priorizar”.

Las disparidades de salud mental son rampantes en los Estados Unidos, donde los pacientes negros tienen menos probabilidades de recibir tratamiento por problemas de salud mental que los pacientes blancos, y los pacientes negros e hispanos reciben diagnósticos erróneos con mayor frecuencia. De 2014 a 2019, la tasa de suicidios entre los afroamericanos aumentó en un 30 por ciento, según muestran los datos.

La estandarización de las pruebas de detección para todos los pacientes podría ayudar a combatir los efectos del racismo, los prejuicios implícitos y otros problemas sistémicos en el campo de la medicina, dijo Pbert.

El panel del grupo de trabajo no amplió sus recomendaciones de detección a pacientes de 65 años o más. Dijo que no había evidencia clara sobre la efectividad de las herramientas de detección en adultos mayores porque los síntomas de ansiedad son similares a los signos normales del envejecimiento, como la fatiga y el dolor generalizado. El panel también dijo que carecía de evidencia sobre si la detección de la depresión entre los adultos que no muestran signos claros del trastorno en última instancia prevendría los suicidios.

La salud mental bajo la lupa

El COVID prolongado es una afección compleja posterior a la infección por coronavirus que puede ser difícil de diagnosticar, ya que tiene una variedad de más de 200 síntomas, algunos de los cuales pueden parecerse a otras enfermedades. Pueden ir desde agotamiento y deterioro cognitivo hasta dolor, fiebre y palpitaciones cardíacas, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Varios científicos de organizaciones que incluyen los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos y la agencia de recopilación de datos de Gran Bretaña están comenzando a estudiar un vínculo potencial con el suicidio, luego de la evidencia de un aumento de casos de depresión y pensamientos suicidas entre personas con COVID prolongado, así como un número creciente de muertes. De todas formas, no hay datos fidedignos sobre la frecuencia de los suicidios entre los pacientes.

Un caso que trascendió fue el de Scott Taylor, de 56 años, quien contrajo la infección en la primavera boreal de 2020 y 18 meses más tarde continuaba con síntomas severos de long COVID. Entonces fue cuando se suicidó en su casa de la ciudad estadounidense de Dallas.

“A nadie le importa. Nadie quiere tomarse el tiempo para escuchar”, escribió Scott Taylor en un mensaje final a un amigo. De alguna forma estaba hablando también de la difícil situación de millones de personas que padecen los síntomas de COVID durante mucho tiempo, una condición incapacitante que puede durar meses después de la infección inicial.

En la gran mayoría de las personas, el COVID prolongado o Long COVID genera malestares mentales y alteraciones en el comportamiento. Ahora, una nueva investigación en Reino Unido sugiere que las personas que han sufrido una infección por coronavirus siguen teniendo un mayor riesgo de afecciones neurológicas como niebla mental, demencia o psicosis hasta dos años después de haber contraído la enfermedad.

Sin embargo, la investigación publicada en la revista The Lancet Psychiatry, descubrió que los mayores riesgos de depresión y ansiedad observados en un estudio anterior desaparecieron en 2 o 3 meses, sin un exceso general de casos durante esos dos años. Investigadores de la Universidad de Oxford utilizaron datos de la red de registros de salud electrónicos TriNetX con sede en EEUU para investigar 14 diagnósticos neurológicos y psiquiátricos durante un período de dos años.

Los registros de 1.25 millones de pacientes que habían recibido un diagnóstico de COVID-19 se compararon en 82 variables de confusión con una cohorte de 1.25 millones de pacientes que tenían otras infecciones respiratorias.