Bebé nace con cola de 6 cm de largo cubierta de piel y pelo fino | NVI Noticias Pasar al contenido principal
x
A través de radiografía se descartó la evidencia de anomalías o estructuras óseas dentro de la cola. Además, una ecografía abdominal descartó malformaciones renales y del tracto urinario, o reflujo vesicoureteral.
Foto(s): Cortesía

Bebé nace con cola de 6 cm de largo cubierta de piel y pelo fino

Israel García Reyes

Infobae publicó el caso clínico de una bebé que nació con una cola de casi 6 centímetros de largo, en Nuevo León, México.

El suceso fue dado a conocer por el Journal of Pediatric Surgery Case Reports.

El artículo revela que el nacimiento de la pequeña se dio con normalidad mediante una cesárea en un hospital rural neoleonés, con padre y madre sanos y no consanguíneos, quienes previamente ya habían tenido un hijo, igualmente sano, por lo que no había antecedentes de esta condición.

A su vez, el estudio indica que el embarazo de la madre no presentó complicaciones, no hubo registro de exposición a radiación o a teratógenos (agentes capaces de causar un defecto congénito).

Los médicos advirtieron de este apéndice hasta el momento del nacimiento al advertir que la recién nacida presentaba una estructura en forma de cola de 5.7 cm de longitud y de entre 3 y 5 mm de diámetro. La extremidad se encontraba en la hendidura interglútea.

También se detalló que la estructura de la cola era blanda, cubierta de piel y pelo fino, se podía mover pasivamente sin dolor, pero no mostraba ningún movimiento espontáneo. Al detectarlo, los médicos procedieron a pellizcar la extremidad con una aguja, al hacerlo la bebe lloró, por lo que confirmaron conexión nerviosa con esta zona del cuerpo.

Los médicos aplicaron diversas pruebas. A través de radiografía se descartó la evidencia de anomalías o estructuras óseas dentro de la cola. Además, una ecografía abdominal descartó malformaciones renales y del tracto urinario, o reflujo vesicoureteral.

La resonancia magnética practicada no mostró anomalías cerebrales, además, fue negativa para disrafismo posterior, y presentó médula espinal y cono medular de características normales.

La exploración auditiva y cardíaca fueron normales, por lo que la bebé fue dada de alta.

Sin embargo, tras cumplir los dos meses, la menor fue revaluada por el equipo de pediatría y cirugía general, encontraron que la cola había crecido 0.8 centímetros, por lo que fue extirpada y la zona afectada fue reconstruida.

La cola fue sometida a más análisis en los que se reveló que la muestra contenía tejido blando, incluyendo tejido fibroadiposo, estructuras vasculares y haces nerviosos, cubiertos por piel, sin alteraciones histopatológicas, según los estudios.

Journal of Pediatric Surgery Case Reports expuso que la pequeña fue dada de alta y no se registraron complicaciones en el seguimiento.

En tanto, algunos estudios indican que existen pocos casos de cola humana reportados a nivel mundial.

Por último, en el caso presentado en Nuevo León, se determinó que corresponde con una verdadera cola humana, ya que no se asoció a otras malformaciones, presentándose además en la región sacrococcígea, que es la localización más frecuente para encontrar colas humanas.