Pasar al contenido principal
x
humo, gas, cielo

Concentración de gases de efecto invernadero alcanzó nuevo récord: ONU

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) informó que las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera alcanzaron un nuevo récord el año pasado. 

Esto lo declaró a días de la conferencia CP26 sobre el clima, resaltando que la tasa de aumento anual registrada fue superior a la media del periodo 2011-2020. 

De acuerdo con esta agencia de la ONU, la desaceleración económica causada por el covid "no tuvo ningún efecto evidente en los niveles atmosféricos de los gases de efecto invernadero ni en sus tasas de aumento, aunque sí se produjo un descenso transitorio de las nuevas emisiones".

La OMM indicó que no se detienen las emisiones, "la temperatura mundial seguirá subiendo". Como el dióxido de carbono (CO2) es un gas de larga vida, "el nivel de temperatura observado actualmente persistirá durante varias décadas aunque las emisiones se reduzcan rápidamente hasta alcanzar el nivel de cero neto", agregó.

La conferencia de la ONU sobre cambio climático CO26 se celebrará en Glasgow desde el domingo 31 de octubre al 12 de noviembre. "El Boletín de la OMM sobre los gases de efecto invernadero manda un mensaje científico contundente a los negociadores en materia de cambio climático", afirmó el Secretario General de la OMM, el profesor Petteri Taalas, citado en el comunicado.

"Si se mantiene el actual ritmo de aumento de las concentraciones de gases de efecto invernadero, el incremento de la temperatura a finales de este siglo superará de lejos el objetivo establecido en virtud del Acuerdo de París de limitar el calentamiento global a 1,5 o 2 °C por encima de los niveles preindustriales", agregó.

La concentración de dióxido de carbono (CO2), el más abundante de los gases de efecto invernadero, alcanzó en 2020 las 413,2 partes por millón (ppm) y se sitúa en el 149 % de los niveles preindustriales.

El boletín precisa que cerca de la mitad del CO2 emitido por actividades humanas permanece en la atmósfera, mientras que la otra mitad es absorbida por océanos y ecosistemas terrestres.

"La última vez que se registró en la Tierra una concentración de CO2 comparable fue hace entre tres y cinco millones de años. En esa época la temperatura era de 2 a 3 °C más cálida, y el nivel del mar, entre 10 y 20 metros superior al actual, pero entonces no había 7 800 millones de personas en el planeta", explicó Taalas.

En cuanto al metano (CH4) y al óxido nitroso (N2O), sus concentraciones equivalieron, respectivamente, al 262% y al 123% de los niveles de 1750, el año elegido para representar el momento en que la actividad humana empezó a alterar el equilibrio natural de la Tierra. Alrededor del 40% del metano es emitido por fuentes naturales (por ejemplo humedales), mientras que cerca del 60% proviene de actividades humanas como la ganadería de rumiantes y el cultivo de arroz.

"Debemos transformar nuestros sistemas industriales, energéticos y de transporte y todo nuestro estilo de vida. Los cambios necesarios son asequibles desde el punto de vista económico y viables en el plano técnico. No hay tiempo que perder", aseguró Taalas.