Canículas, cada vez más frecuentes en todo el mundo | NVI Noticias Pasar al contenido principal
x
Foto(s): Cortesía

Canículas, cada vez más frecuentes en todo el mundo

Agence France-Presse

Agence France-Presse

Las altas temperaturas extremas que asolan actualmente España y Francia ilustran la multiplicación de olas de calor en Europa y en el mundo, consecuencia directa del calentamiento climático.

Las emisiones de gases de efecto invernadero incrementan la potencia, la duración y el ritmo de repetición de estas olas de calor, según los científicos.

Estas son las grandes canículas que han afectado a Europa desde principios del siglo 21

Verano 2021: Grecia y España 

Desde fin de julio a principios de agosto de  2021, Grecia padece una intensa ola de calor, descrita como la "peor canícula desde 1987" por el primer ministro Kyriakos Mitsotakis, con temperaturas máximas cercanas a los 45°C.

La sequía y el calor provocan importantes incendios en toda la cuenca mediterránea, en Grecia, Turquía, Italia y España.

Entre el 11 y el 16 de agosto una gran ola de calor se abate sobre gran parte de España, con temperaturas superiores a los 45°C, y hasta 47ºC, en las regiones de Andalucía (sur) y Murcia (sudeste), según la agencia nacional de meteorología Aemet.

Dos olas en 2019 y temperaturas récord

El verano de 2019 estuvo marcado por dos olas de calor en Europa, a fines de junio y en la segunda mitad de julio.

Estos dos episodios habrían provocado la muerte de 2.500 personas, según una estimación del centro de investigación  CRED de la Universidad de Lovaina (Bélgica).

Un máximo histórico de calor se alcanza en Francia el 28 de junio en Vérargues (sur) con 46°C.

Los 24 y 25 de julio Países Bajos, Bélgica, Alemania y Reino Unido registran temperaturas récord: 42,6°C en Lingen (noroeste de Alemania), 41,8°C en Begijnendijk (norte de Bélgica), 40,4°C en el sur de Países Bajos y 38,7°C en Cambridge (este de Inglaterra).

2018: calor, sequía, incendios

La segunda mitad de julio y el principio de agosto de 2018 estuvieron marcados en Europa por muy altas temperaturas y por una intensa sequía, que reduce el nivel de ríos y lagos, como el Danubio en Europa central.

Devastadores incendios asolan al mismo tiempo zonas de España y Portugal.

2017: incendios y calor extremo

Varias olas de calor afectan a Europa desde fin de junio a la primera mitad de agosto, en especial en el sur del continente. Una persistente sequía provoca incendios, a veces mortíferos, en Portugal.

España registra altísimas temperaturas entre el 12 y el 14 de julio, especialmente un máximo de 46,9°C en Córdoba (sur), según datos de Aemet.

2015: canícula precoz 

Europa es golpeada precozmente por una serie de canículas a partir de fines de junio. Inglaterra registra un máximo de 36,7°C a principios de julio.

En Francia cuatro episodios de calor durante el verano de 2015 provocando un total de 1.700 muertos, según la agencia sanitaria Santé Publique France publicada en abril 2019.

2007: Europa central y del sur

Un largo período caluroso y seco se abate de fines de junio hasta fines de julio sobre los países de Europa central y del sur.

Provoca 500 muertos en Hungría, e innumerables incendios en Italia, Macedonia y Serbia

2003: miles de muertos 

Europa occidental, en especial Francia, Italia, España y Portugal sufre temperaturas excepcionales en la primera mitad de agosto.

El 1 de agosto de 2003, Portugal registra un máximo de 47,3°C en Amareleja (sur), temperatura récord.

Las personas aisladas o vulnerables sufren particularmente. Según trabajos científicos financiados por la UE, se produjeron en 16 países europeos 70.000 fallecimientos suplementarios durante el verano de 2003 debido al calor.

Los balances más duros son para Francia e Italia, con entre 15.000 y 20.000 muertos en los dos países, según diferentes estudios.