Bebé muere por culpa de enfermera adicta a las metanfetaminas | NVI Noticias Pasar al contenido principal
x
enfermera-drogada
Foto(s): Cortesía

Bebé muere por culpa de enfermera adicta a las metanfetaminas

Redacción

La negligencia de una enfermera de nombre Judith Sobol, ocasionó que una bebé de 3 años muriera mientras debía cuidarla. Los padres de la menor la acusaron de asesinato en segundo grado, ya que no se encontraba en condiciones óptimas por el consumo de metanfetamina al momento en que debía hacerse cargo de la niña.

De acuerdo al reporte de la policía, Judith fue encontrada murmurando y recostada junto a la niña mientras sus padres intentaban reanimarla con RCP.

Negligencia de enfermera termina con la vida de la bebé

La pequeña de 3 años tenía diagnosticado varios problemas médicos, razón por la que necesitaba del monitoreo constante de una enfermera. Al momento de su deceso utilizaba un tubo para respirar, sin embargo, el mismo lo tenía desprendido.

Sobol indicó a los oficiales que el tubo debe haberse desprendido mientras lo limpiaba, pero se desmayó antes de poder volver a insertarlo.

Sobol admite haberse drogado en su turno

La enfermera, que tenía la tarea de cuidar a la niña durante la noche, supuestamente admitió haberse inyectado metanfetamina antes de su turno, dijo la policía.

Supuestamente también admitió haber tomado la misma droga antes del trabajo los cuatro días anteriores.

“A través de una investigación, los oficiales descubrieron que se suponía que la enfermera registrada cuidaría al niño durante toda la noche”, dijo el jefe de policía Wes Smigielski.

También se precisó que luego de la investigación, se determinó que "ella estaba drogada con metanfetaminas y no debería haber estado al cuidado de esa niña”.

Por lo tanto, la enfermera Judith Sobol fue acusada de asesinato en segundo grado después de que la niña no pudiera ser revivida. También fue acusada de posesión adicional de metanfetamina, luego que los policías le encontraran drogas en la escena.

Sobol está detenida con una fianza de 500 mil dólares.

Heraldo.