Pasar al contenido principal
x
maratón cdmx

Oaxaca, presente en Maratón de la CDMX, tras cancelarse en 2020

Julio León

El Maratón de la Ciudad de México volvió a celebrarse tras su cancelación en el 2020 por la pandemia, y como ha sido una costumbre también atletas oaxaqueños volvieron a este histórico y relevante evento y reto de 42 kilómetros 195 metros.

Aunque ahora, por supuesto ante las condiciones sanitarias actuales, la cifra de corredores de este estado fue menor con relación a años anteriores en la que viajaban varios grupos con decenas de integrantes cada uno, atletas de distintos equipos de Oaxaca e independientes pero que comparten la misma pasión, asistieron a asumir este reto y a disfrutar de la especial experiencia.

Para esta 38 edición la salida fue en Avenida Insurgentes a la altura del edificio de la Biblioteca Central y el Estadio Olímpico Universitario México 68, y la meta en el Zócalo de la Ciudad de México (CDMX).

Atletas de Oaxaca como Ruth Mariela Aquino, Javier Madrid, Lili Ruiz, Enrique Acevedo, por mencionar algunos, acudieron a la justa presencial en la CDMX y formar parte nuevamente de esta fiesta del atletismo, en la cual se tomaron las medidas de prevención sanitaria correspondientes y que resulta histórica al haber sido ganada nuevamente por un mexicano luego de 12 años.

México hizo el 1-2 con Darío Castro, con 2 horas 14 minutos 51 segundos, seguido por Eloy Sánchez, con 2:14´52¨. El tercer sitio fue para el keniata Rodgers Ondati. Además, en esta edición singular se impuso nuevo récord femenil, conseguido por la keniana Lucy Cheruiyot, con 2:27’22¨.

Por cierto, el oaxaqueño Javier Madrid, de 69 años de edad, suma ahora nueve participaciones en el Maratón de la CDMX, luego de que en su cumpleaños número 60 en el 2012 comenzó a festejar con una competencia atlética de larga distancia.

También Ruth Mariela y Lili Ruiz ya acumulan en su vitrina de medallas varias preseas de este magno reto, el cual han asumido y superado tras una comprometida y dura preparación que les brinda la satisfacción de concluir y cruzar la meta con los brazos en alto y cargadas de alegría.