La obra "sanadora" de Carmen Galván | NVI Noticias Pasar al contenido principal
x
pintora
Foto(s): Cortesía

La obra "sanadora" de Carmen Galván

Aleyda Ríos

Isela Sedano

Hoy hablaremos de una gran artista, Carmen Galván, de nacimiento bajacaliforniana y oaxaqueña de corazón.

Es una artista visual con obra que abarca pintura y escultura, collage, fotografía y video.

Su tema son las mujeres, de las que capta la mirada, como representación del alma.

En su trabajo dialoga con esposas, amantes, prostitutas, viudas, su propia madre y sus mentoras de vida, quienes la han llevado de manera natural a sanarse y a sanar a las otras a través de su arte.

Le interesa comunicar lo sagrado femenino; busca que pervivan sus miradas, sus sentimientos, sus pasiones y glorias. Porque todas somos una, entre nosotras no hay tiempo ni techos ni muros ni fronteras.

Ha comunicado desde el lenguaje cinematográfico; su tesis para licenciarse en Ciencias de la Comunicación fue “Desarrollo curricular del área cinematográfica”; también ha tomado de diplomados de análisis cinematográfico, fotografía y video; fue productora de cine y ha realizado documentales.

En su relación con las artes visuales editó revistas, periódicos y libros. También realizó programas de teleprimaria para la Secretaría de Educación Pública y fue guionista y productora de los programas educativos para la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca y la televisión Cultural del Gobierno del Estado de Oaxaca.

Su gusto por las artes visuales la llevó a adquirir obras de arte, a conocer artistas, a impulsar a otros.

La vida le obsequió la amistad con el pintor Virgilio Gómez Ramírez (Miahuatlán, Oaxaca, 16 de abril de 1936-Perú, 21 de enero 2006), de quien conoció su trabajo de abstracción, a recorrer la ciudad de Oaxaca y a visitar museos y galerías. Sin saberlo, se adentraba en el camino del arte.

Del maestro Virgilio Gómez, así como de su esposo Alejandro Filio, recibió los primeros reconocimientos por su vocación y el impulso para dedicarse de manera profesional a desarrollar ese gusto por lo visual.

Carmen Galván Castro, de padre oaxaqueño Rafed Galván Cortés y madre californiana Rosa Castro Navarro, se ha acercado al arte a través de la experimentación de materiales, técnicas y un gran componente visual; en sus collages y esculturas, por ejemplo, se enfoca en cómo reaccionan los materiales en una superficie.

Es una artista visual en búsqueda permanente de su propio lenguaje, mientras disfruta al explayar su creatividad como una niña.

Y como mujer, asumió el compromiso social de llevar lo que tiene en el corazón y lo quiere compartir para sanar almas.

Ha usado el arte en terapia con niñas, niños y mujeres con cáncer; ha trabajado en la Asociación Mexicana de Ayuda a niños con Cáncer (AMANC).

La gran parte de la obra de Carmen Galván Castro son pinturas; ha tenido exposiciones en Tucson, Arizona, Estados Unidos (galería de Lucita Aguilera); exposición en Galería Misrachi en la Ciudad de México; galerías de la ciudad de Oaxaca; Hermosillo, Sonora; Monterrey, Tijuana y Baja California Sur.

"En su trabajo, Carmen dialoga con esposas, amantes, prostitutas, viudas, su propia madre y sus mentoras de vida, quienes la han llevado de manera natural a sanarse y a sanar a las otras a través de su arte".