El despertar de Donají, la leyenda de un alma grande | NVI Noticias Pasar al contenido principal
x
puesta-en-escena
Foto(s):

El despertar de Donají, la leyenda de un alma grande

Aleyda Ríos Chavela

Cada año en Oaxaca se nos recuerda una leyenda o bien, como dice nuestro narrador, realidad o leyenda, verdad o mito… Pues ¿Qué pueblo no tiene su mitología?

 

El narrador nos invita a reflexionar al inicio de lo que ha trascendido como una tradición, la representación de la historia de la mujer Donají, princesa indígena de la ciudad de Zaachila que data de 1501; entre sus palabras destaca la razón de la fortaleza de la leyenda:

“Digamos que el cuento simple es complemento alimenticio infantil y la leyenda y el mito, lo son para el adulto y en todo caso medicina para el tedio”. 

Comienza la magia 

Se apagan las luces y es ahí cuando los guerreros de Ahuítzotl logran estremecer a los presentes; hacen sonar a los caracoles y entre la oscuridad se prenden grandes antorchas que se posicionan alrededor.

Es ahí como la leyenda atrapa y el baile de los guerreros comienza a hipnotizar para que se contemplen a las flores danzantes que marcarán el inicio de un amor y el nacimiento de una doncella con el nombre, Donají, que significa “Alma grande”. 

Todos deleitan con su danza de celebración pues se convertirá en un ser noble y sensato. 

Pero mixtecas y zapotecas inician una lucha de donde sale un prisionero, Nucano, fuego grande,  y es ahí donde surge un amor, en medio de un conflicto entre pueblos, lo que significa, un amor imposible. 

 

Donají como una ofrenda 

Es ahí en donde la historia nos demuestra la predicción del padre Tiboot de Mitla, la cual predestinó al sacrificio que Donají haría por su pueblo. 

Donají es usada como ofrenda de paz entre zapotecas y mixtecos, por lo que los guerreros mixtecas bailan en celebración, brincando tan alto cual chapuniles. Una danza gloriosa, que siempre cautiva al espectador.

Pero a pesar de volver los brazos de su amor, en Donají el amor por su patria es más fuerte y al comenzar a sentirse humillada por haber sido una ofrenda decide seguir su visión, en donde se apareció la figura de su abuelo Ahuíxotl, quien le dice que sea implacable y que vuelva a la tierra que la vio nacer. 

El alma grande decide avisar a los zapotecas que los mixtecas estarían en Monte Albán por lo que comienza otra batalla y Donají es sacrificada en el Río Atoyac como simbolo de venganza.

El significado del escudo 

La historia nos lleva hasta la llegada de un pastor, quien se encuentra con el cuerpo de una doncella que aún conservaba su color y del cual un lirio salía de su cabeza.

El alma de Donají se muestra vestida de blanco, tal y como un lirio guiando al pastor mediante una danza jovial. 

Es así como Oaxaca, rinde homenaje al escudo de su centro en un día domingo, durante la celebración de la Guelaguetza.