Pasar al contenido principal
x

En "Agave!", dan nueva vida a fibra milenaria en obras textiles

Carina Pérez García

La fibra de agave es histórica y quizá sea el textil más temprano que se conserva; por ello, la artista Trine Ellitsgaard buscó la forma de extraer la fibra de esta planta y darle uso en obra textil, ya que en la actualidad sólo se aprovecha el agave para bebidas destiladas, lo que genera una gran cantidad de desechos. Así surgió la exposición “Agave!”, que en estos días se exhibe en el Epiphany Center for the Art en Chicago, Estados Unidos. 

Convencida de que había que contrarrestar los efectos secundarios de la producción del mezcal, la artista invitó a más personas a que se sumaran a este proyecto e invitó a participar a más artistas y diseñadores.

Curada por Ellitsgaard y Kiff Slemmons, quienes muestran parte de sus piezas, también expone piezas de los artistas y diseñadores: Jim Bassler, Frank Connet, Angela Damman, Maddalena Forcella, Mariana Grapain, Anne Hirondelle, Ana Hernández, Fernando Laposse, Miki Nagamine, Huemac Olivares, Michael Olszewski, Adán Paredes, Eric Ramírez, Aaron Robinson, José Ángel Santiago, Veronique Tesseraud, Francisco Toledo y Venus y Loco.

Un poco de historia 

Alejandro de Ávila, doctor en Antropología, comentó que el agave vistió a la gente de Mesoamérica antes del algodón. “Vemos al agave como una planta silvestre, pero algunas especies fueron domesticadas, algunos de estos cultivos fueron sujetos a selección genética para mejorar la calidad de la fibra”.

Trine Ellitsgaard encontró una máquina que podía extraer la fibra del agave y la instaló en una comunidad rural del Valle de Oaxaca, con la idea de producir la fibra para después convertirla en piezas de arte.

“La fibra de agave a través de los años ha tenido un uso tradicional para hacer bolsas, cuerdas, redes para pescar, entre otros objetos, pero este material quedó olvidado debido a la industria del plástico. Ha sido difícil encontrar quién hile este material, porque las nuevas generaciones no están interesadas en este proceso porque históricamente ha sido muy mal pagado”.

Para Ellitsgaard, un punto importante es utilizar un material local, que además es lo que sustenta la idea de este proyecto. “El proceso para hacer una pieza con esta fibra es complejo, pasa por muchas manos antes de ser vendido en una galería. Este es un pequeño proyecto que no salva la destrucción del mundo, pero con suerte, alguien verá la belleza de la fibra natural”.

Respuesta colectiva

De Ávila agregó que la exposición muestra que se puede hacer mucho con esta fibra: “me parece que es parte de una respuesta colectiva, de conciencia de nuestra sociedad de que estamos mal, de que necesitamos pensar bien, que no podemos echar a perder los desechos de la destilación de mezcal”.

Kiff Slemmons mencionó que fue fenomenal la forma en cómo están utilizando estos materiales, a través de muchos medios y usos. “Espero que esto estimule las posibilidades de mayor experimentación y prácticas en el arte, así como en otros usos prácticos”.

Compartió que algo que le interesa desde hace mucho tiempo es lo hecho a mano, y la importancia de la mano, en los procesos: “aquí no podría estar más excepcionalmente ilustrada, lo que la gente es capaz de hacer que las máquinas o la tecnología no siempre pueden resolver estos problemas. Espero que no perdamos esas conexiones. Me gusta este tipo de colaboración/colección donde todavía se pueden ver las habilidades individuales de los artistas”.

¿Dónde?

En el Epiphany Center for the Art en Chicago, Estados Unidos, hasta el 9 de abril de 2022.

 

“Este es un pequeño proyecto que no salva la destrucción del mundo, pero con suerte, alguien verá la belleza de la fibra natural”

Trine Ellitsgaard

Artista

 

El Apunte

Artistas y diseñadores tomaron como materia prima la fibra del agave que se desecha de la fabricación de mezcal para proponer una serie de piezas que se muestran en la exposición "Agave!" en Epiphany Center for the Art en Chicago, Estados Unidos.