Pasar al contenido principal
x
Participantes del debate en la FILO

Cuestionan narrativas de cine y series de México en la FIL Oaxaca 2021

Carina Pérez García 

La actriz mexicana Maya Zapata, quien ganó el Ariel a mejor actriz por “De la calle”, afirmó que es hora de mirar la profunda herida que deja el racismo para poder cambiar esa realidad y que algún día esta deje de dividir a la sociedad. “No es que queramos dividir a la gente en colores, se trata de mirar esos colores y hacer conciencia de que el racismo sigue existiendo”, mencionó en la mesa virtual “Visibilidad y representación en cine y series”, de la 41 Feria Internacional del Libro de Oaxaca. 

Moderada por el cineasta mexicano, José Manuel Cravioto, esta charla contó con la participación de la actriz mexicana Fátima Molina y Horacio García Rojas, “Diablero”. Al introducir al tema, el moderador, también director de “Olimpia”, mencionó que una de sus últimas experiencias lo dejó cimbrado, ya que la convocatoria a uno de sus castings tuvo un 80 por ciento de participación de gente de origen caucásica. 

“El 80 por ciento de los que llegaron al casting fueron blancos, en un 80 y 90 por ciento. Y en algún momento pensé: ¿ese era el cast que debíamos aceptar, sin siquiera saber las características del personaje? Creo que hay una gran necesidad de ver los colores y físicos mexicanos en todo el mundo. Pero aún hay una subrepresentación”.

Horacio García Rojas consideró en este ejemplo que debería haber una toma de conciencia de todos los que están involucrados en estas producciones, para tomar las acciones pertinentes:  “No porque esté mal, sino porque se debe dejar en claro que no es una cosa en contra de alguien. Se trata de darle el valor a los que han logrado colocarse dentro de esta industria, diversificar los rostros y pieles para que representen la complejidad que tiene este p,aís, la cual es ecléctica: hablemos de todos, pieles, géneros, ideologías y esa bella diversidad”.

Para la actriz originaria de Ensenada, Baja California, Fátima Molina, se tendría que hablar de todo un sistema y de cómo opera. “Venimos de un sistema que funciona así  desde hace muchos años atrás, porque donde nacimos nos enseñaron que a mayor nivel de blancura en la piel era mayor el éxito, en todos sentidos. Incluso en medios audiovisuales, el hecho de que así fuera ni siquiera nos lo cuestionamos; eso no quiere decir que no nos sintamos feo, pero ya era algo ya establecido”. 

Agregó que así han crecido muchas generaciones, creyendo que en el cine, estos modelos son los que se deben de presentar: “crees que ellos son los únicos que tienen el derecho de tener oportunidades, entonces una quiere aspirar a ser blanca para acceder. Yo creo que en todo este tiempo, la bomba se cargó. Ahora el acceso a las redes sociales y a tener información, a decir lo que una siente, es necesario. Ahora podemos decir lo que pensamos y sentimos, porque vivimos en un país en el que la mayoría somos morenos”.   

El racismo afecta económicamente

Maya Zapata mencionó que hoy en día, todos tenemos claro que el racismo existe, pero nos incomoda hablar de él. “Aunque le queramos cambiar el nombre, debemos hablar de él, porque de entrada lo ejercemos nosotros mismos, de personas prietas a otras personas prietas, porque nos enseñaron a herirnos los unos a los otros y hacer como que no dolía, lo cual se mezcla con el patriarcado, el machismo y la idea de que los mexicanos “somos entrones”. Cuando nos damos cuenta que no se trata nada más de un tema psicológico, tiene un impacto profundo y doloroso en términos económicos para la mayoría de las personas, lo hayamos hecho consciente o no”.    

Consideró que existe una narrativa alrededor de quiénes somos o quiénes debemos ser, la cual ha afectado profundamente gracias a esta representación que hay en la televisión: “La forma en la que estamos representadas las pieles morenas está equivocada, porque parece ser que sólo pueden estar destinadas a representar la violencia, la tristeza, la pobreza, el victimismo, realidades duras en contextos tremendos. Eso debe cambiar. Es necesario ver estas diferencias. No es que queramos dividir a la gente en colores, es que los miremos, que miremos la herida profunda del racismo, para un día dejar de dividirnos”.