Develan placa que da nombre a la plaza “Nacho Toscano” en Oaxaca | NVI Noticias Pasar al contenido principal
x
placa-oaxaca
Foto(s): Cortesía

Develan placa que da nombre a la plaza “Nacho Toscano” en Oaxaca

Carina Pérez García

En la inauguración del nuevo complejo arquitectónico del Centro Cultural Álvaro Carrillo (CCÁC) se rindió homenaje a la labor de Ignacio Toscano, quien fue un gran promotor cultural, creador del programa musical Instrumenta y modelo de constancia para la cultura de Oaxaca; el gobernador del estado, Alejandro Murat Hinojosa, develó una placa que da nombre a la plaza “Nacho Toscano”.

Previo a la develación, se rindió un emotivo homenaje al gestor e ideólogo que sentía a Oaxaca como si fuera su propia tierra, motivado por su abuelo paterno, el oaxaqueño Fortino Jarquín. En honor del creador del programa académico y artístico Instrumenta, con una narrativa dirigida a su empatía, pasión y gusto por la música y la danza, el programa “Celebrando a Nacho Toscano, ecos de Instrumenta Oaxaca” fue un regalo, coordinado por Claudio Valdés Kuri.

Ignacio Toscano Jarquín falleció en la Ciudad de México el pasado 7 de enero de 2020. Había sido nombrado coordinador del ahora CCÁC; por ello, en la inauguración, tanto su nombre, logros, anécdotas y recuerdos fueron citados por todos los presentes.

Durante una hora, la música y la danza cimbraron las fibras de los asistentes, quienes disfrutaron de las voces y ejecuciones de la soprano Ana Rosalía Ramos, del trompetista Mauro Delgado Díaz, del clavecinista Pierre Arnaud Le Guèrinel, del quinteto de metales “Xiguie Brass”, de la contralto Gema Alegría, del tenor Guillermo García Proal, del bajo Felipe Espinosa, de la banda de vientos oaxaqueña "Aire Zapoteco” y de las chilenas de los bailarines del Colegio de Bellas Artes de Oaxaca.

Sí, el programa que él hubiera aplaudido con una franca sonrisa fue un eco de lo que él creó, de amigos que le rindieron no sólo un homenaje, sino lo honraron con lo que a él más le gustaba. Desde la “Canción Mixteca” de José López Alavés; “Let the bright seraphim”, de Haendel; “El arte de la fuga”, de Bach; “Fanfarria” de Mario Lavista; “Va pensiero”, de Verdi; y “Pinotepa”, de Álvaro Carrillo, así lo recordaron en la plaza que ahora lleva su nombre.