Por unos tacos, encierran a policías en Santa María Alotepec, Oaxaca

En la celdas de la corporación policíaca los encerraron al ser acusados de molestar a una joven

“No acosamos a la joven, le preguntamos por unos tacos, nosotros veníamos de un levantamiento de un cadáver e íbamos a cenar, y supuestamente se espantó al vernos con armas de fuego”, dijo uno de los elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones al narrar la pesadilla que sufrieron en la comunidad de Santa María Alotepec, en la zona Mixe.

Precisó que el pasado jueves acudieron a la comunidad de San Isidro Huayápam, Santa María Alotepec, Mixe, donde tomaron conocimiento del deceso del señor, Desiderio R., quien perdió la vida al parecer por una congestión alcohólica.

En el domicilio, los policías realizaron las diligencias, confirmaron que el hombre estaba ya en estado de descomposición y por lo cual pidieron la intervención del perito-médico para la práctica de la necropsia de ley.

A las 17 horas, a bordo de la unidad de motor oficial decidieron retornar a la comandancia de Santiago Zacatepec, Mixe.

Al pasar por la comunidad de Santa María Alotepec, los agentes policíacos observan a una joven y uno de ellos decide preguntarle dónde queda una taquería para ir a cenar.

Tras la pregunta, los agentes policíacos siguen su trayecto y encuentran el local donde deciden bajar para tomar sus alimentos.

“Nosotros nos bajamos de la camioneta, con las armas y en ese momento pasa la joven, pero ya no la saludamos, ni nada y nos metemos a la taquería”, expresó.

La joven acude con su mamá y le cuenta que se asustó y por lo cual van al municipio.

La autoridad municipal arribó a la taquería, donde estaban los policías y les dice que tienen que acudir al municipio para arreglar un problema.

“Nos llevan al municipio, pero ahí los pobladores piden que nos encierren, uno de nuestros compañeros se queda en la taquería en el baño y después va a buscarnos y cuando llega, a rastras también lo encierran”, agregó.

La autoridad municipal les dijo que se iba a arreglar el problema y por lo cual les dijo que la multa sería de 20 mil pesos y al día siguiente serían liberados.

Pero los pobladores dijeron que la cantidad era muy baja y por lo cual convocaron a asamblea y fue hasta el sábado cuando decidieron que los liberarían, pero con el pago de 40 mil pesos.

“Nosotros no acosamos a la joven, ella dice que se asustó porque le hablamos y después vio que bajamos con nuestras armas y por eso, nosotros queremos que se deslinden responsabilidades”, dijeron.

Los elementos policíacos cubrieron la mitad de la multa y el resto lo pagarían ayer, pero la ofendida no arribó ante la autoridad ministerial.