Latuvi, el manjar fértil de la sierra norte de Oaxaca

Carina PérezCarina Pérez

Una postal auténtica desde las cabañas de esta agencia de la sierra norte.

Santa Martha Latuvi.- La tentación por cortar directamente la manzana de un árbol es un acto cotidiano, esta temporada, en esta comunidad de la Sierra Norte. Andar entre huertos con decenas de árboles frutales es parte de la ruta diaria de los habitantes de Latuvi, quienes acostumbrados a consumir lo que durante el año procuran es parte de su vida.

Desde junio comienza la cosecha de manzana, diversas variedades que exportan al mercado de abasto o que venden a los compradores que llegan directamente a estas tierras que pertenecen a los Pueblos Mancomunados.

Ahora mismo la cosecha de manzana está en su apogeo, de aquí que año con año, desde hace un lustro, celebren su Feria de la Manzana. La generosidad de esta tierra no termina aquí, dura todo el año. El cultivo de maíz, frijol, cabalaza, chícharo y chilacayota se suman a esta oferta.

Tras la temporada de manzana viene la de durazno, luego la de tejocote, que alcanza su apogeo previo a las fiestas de muertos. En el recorrido que emprendemos nuestro guía, don Prudencio Santiago Cruz, coordinador del centro ecoturístico de esta agecia municipal, comienza precisamente en los huertos de manzana.

 

Una experiencia sublime

La travesía es sublime, simplemente basta con disponerse al asombro, recuperar la esencia de la existencia y recordar que a este plano se viene a disfrutar. El recorrido comienza con la visita a los huertos, continúa con un taller de mermeladas a cargo del colectivo Shii Galaa, nombre zapoteco que en español quiere decir: 'flor que va a florecer'.

Luego de degustar estas delicias el recorrido será en el bosque, recorrido para el cual se recomienda llevar tenis o botas de montaña, un buen abrigo y muchas ganas de caminar. La recompensa será refrescante, llegarás a la Cascada El molcajete, concida así por la forma en la que el agua labró una gran roca.

Turismo de aventura, ecológico y sustentable es la premisa que debes tener clara al llegar aquí. Si la caminata te dejó hambriendo la siguiente parada será satisfactoria, en el Rancho Cara de León podrás degustar una trucha recién pescada. Para digerir la comida la visita a la casa de doña Martha, para beber pulque o tepache es otra experiencia imperdible.

El cierre con broche de oro, tras un día de caminata por el bosque, será reconfortante, ya que la visita al temazcal de doña Albina García Cruz es la parada final. Dispónte a una limpia, un masaje y a experimentar el baño medicinal del temazcal, para luego descansar en las cabañas de la comunidad.