De último minuto buscan adquirir boletos para la Guelaguetza

Nadia AltamiranoNadia Altamirano

Con un letrero que enfunda en su mano izquierda y mil 800 pesos en la cartera, Benoit Glénat es parte de un grupo de cuatro jóvenes originarios de Francia que intenta comprar un boleto para la primera presentación de la Guelaguetza.

Los boletos se acabaron desde la primera quincena de junio, es la explicación reiterada del personal encargado de encauzar las largas filas de personas que desde las 7:00 de la mañana acceden a los palcos A y B con boleto en mano.

"Estoy en Oaxaca desde principios de mayo y no se si un día vuelva a venir, no quiero quedarme sin ver la Guelaguetza", Benoit, un joven de 20 años que estudia negocios internacionales en París, Francia.

Las secciones C y D, sin costo alguno, provocan largas filas de personas que llegaron desde antes de que amaneciera y cuyos 5 mil lugares serán insuficientes, pero Antonia Jiménez y su familia está dispuesta a esperar siete horas más y entrar a la presentación vespertina, pero no está dispuesta a quedarse sin ver el espectáculo que la hizo venir desde Yucatán.

Aún no se ha llenado el auditorio Guelaguetza y quienes ya ocupan sus lugares se han puesto de pie para entonar el Dios Nunca Muere o la Canción Mixteca con la banda de música de Seguridad Pública.

El secretario de Turismo, Juan Carlos Rivera, precisó que el auditorio tiene una capacidad para 11 mil personas y no se puede rebasar el cupo, pero evitó referirse a cuántas personas podrían quedarse sin ver la Guelaguetza por el exceso de demanda.