Atacan pirañas de tours turísticos

Viajeros incautos, las víctimas
MARIO JIMENEZ LEYVAMARIO JIMENEZ LEYVA

Las opciones para conocer la zona son variadas

Apenas comenzaba a caminar en el andador turístico de la calle Macedonio Alcalá, cuando Karina Gómez, visitante de Colombia, se vio literalmente acosada por al menos cuatro jóvenes, que con carpetas en mano, trataban de convencerla de contratar sus servicios para realizar un tour por Oaxaca.

“Hola, bienvenida a Oaxaca, le ofrecemos un recorrido a Monte Albán, el Tule, Mitla, Hierve el Agua, usted decide como lo quiere, por tan solo 200 pesitos; incluye traslado y guía, los accesos a las zonas arqueológicas corren por su cuenta y si quiere pasamos a su hotel a traerla”, proponían los chicos.

La oferta es tentadora, Karina está deseosa de visitar los parajes y zonas arqueológicas, degustar la gastronomía oaxaqueña y admirar las riquezas culturales que tiene la entidad, escuchar la propuesta le emocionó, “todo por 200 pesos, es una ganga”, pensó.

Solo que, a los jóvenes se les olvidó que no todo el turismo viaja a la aventura, hay muchos que planean, revisan costos y sobre todo garantías y Karina es una de ellas. Su pasión es pasear por el mundo, socióloga y amante de las culturas milenarias.

“Oaxaca es hermoso, esta no es la primera vez que vengo, pero esta vez me llama la atención que haya personas en la calle vendiendo tours, yo siempre contrato mis viajes en agencias, una debe estar segura en todo momento, sobre todo cuando visitas un país que no es el tuyo”, dijo.

Mala experiencia

A lo largo de todo el andador, Zócalo y la Alameda varios ofrecen tours a los lugares más representativos de la capital y Valles Centrales a precios módicos, pero no exhiben las condiciones de vehículos ni dan cuenta de ningún elemento de garantía.

Al igual que Karina, Niara Camilleri y su esposo Lio, llegaron el martes desde Italia, sólo que, a diferencia de la colombiana, ellos  contrataron en la calle y la experiencia no fue la mejor.

Salieron tarde al recorrido, el guía no supo explicarles gran cosa; el restaurante al que los llevaron les dió pésimo servicio y, por si fuera poco, tuvieron que pagar la comida del guia y el chofer, solo que no hay a quien reclamar.

La insana competencia

En la capital, la Alianza de Transportistas y Guías Turísticos AC (Atto), sufre la insana competencia de agentes turísticos pirata, taxistas de la localidad y colectivos, misma que parece solapada por las autoridades.

El secretario de la misma, Ciro Villa Morales, acusó la aparición de pseudo prestadores de servicios turísticos, que amparados en el Sindicato Libertad, hacen de las suyas para arrebatarles el trabajo a quienes cumplen con las condiciones legales que se establecen para la ejecución de esa labor.

“Todos sabemos que ese es un gremio muy violento por lo que nadie interviene, su actuar no solo nos afecta a nosotros, sino al turismo que se queja de la mala calidad de los servicios”, dijo.

Aunado a ello, enfrentan la confabulación que existe entre recepcionistas de hoteles reconocidos y personas que de manera ilegal ofrecen ese tipo de servicio al turismo.

“Los taxistas ahora trasladan al turismo a las zonas arqueológicas y se rentan por horas, los colectivos hacen los mismo y por si fuera poco, los federales se coluden con los piratas y es a ellos a quienes les permiten el acceso al aeropuerto, aunque no cumplen las reglas con pagar la cuota”, denunció.

Villa Morales aseguró que los ofertantes de viajes turísticos que pululan por el centro de la capital, no tienen ni la mínima idea de lo que ofrecen, pero además, no trabajan para ninguna agencia.

“Ellos ofrecen el tour y buscan personas que tengan camionetas para el traslado, entre más asientos vendan es mejor, porque ganan más, imagine que calidad de servicio pueden darle al visitante”, manifestó.

El secretario de la ATTO puntualizó que las reglas son muy claras, nadie puede ofrecer servicios de este tipo sin contar con una oficina y los papeles que den certeza que se actúa conforme a ley.