Sólo placas quedan de recuerdo en casas de Oaxaca que habitaron personajes como Porfirio Díaz y Benito Juárez

En las calles de la ciudad sólo placas identifican las casonas que durante varios años fueron ocupadas como vivienda por importantes personajes de Oaxaca.

El cronista de la Verde Antequera, Jorge Bueno Sánchez narró para Noticias, Voz e Imagen de Oaxaca datos curiosos sobre estas casas.

 

El general Porfirio Díaz, el Benemérito de las Américas Benito Juaŕez y el compositor Macedonio Alcalá vivieron a tan sólo unos metros del zócalo de la capital y con el paso de los años sus hogares han sido ocupados por diversos comercios.

A unos meses de su nacimiento, la familia de José de la Cruz Porfirio Díaz Mori llegó a Oaxaca y se instaló en el mesón de la Soledad, una casona muy antigua que fue su hogar por más de tres años.

Sin embargo, según Jorge Bueno,  la crisis económica que alcanzó a la familia del General Díaz, en el año de 1833, obligó al núcleo familiar ocupar una propiedad cerca del templo del Patrocinio, sobre la calle de los Libres perteneciente al barrio de los Cordobanes, cuyos habitantes trabajaban la piel.

El paso del tiempo transformó la casona en una escuela, de la primer vivienda de Díaz sólo queda una placa que fue colocada por el entonces ayuntamiento en el año de 1947.

A tan sólo unos metros de la Alameda de León, una zapatería ocupa la que fuera casa-habitación del benemérito de las américas Benito Juárez García.

Una placa con la leyenda “AQUÍ VIVIÓ BENITO JUÁREZ, BENEMÉRITO DE AMÉRICA AL PROMULGAR COMO GOBERNADOR LA CONSTITUCIÓN DEL ESTADO DE 15 DE SEPTIEMBRE DE 1857” es lo único que queda.

El cronista de la ciudad relató que en su tercer periodo como gobernador ocupó esta casa luego de vivir con Margarita Maza en una construcción edificada en la esquina de 5 de Mayo y Morelos que ahora ocupa el registro público de la propiedad. 

Aunque en los años de 1819 a 1834, Benito Juárez vivió frente al Carmen Alto, la casa en la esquina de Hidalgo nunca se rescato, no se transformó en museo u oficina gubernamental. 

En el año de 1869 fecha en que se escribió el “Dios nunca muere”, en una humilde casa ubicada en la calle de morelos junto a la iglesia de las Nieves, un 24 de agosto falleció Macedonio Alcalá.

Ahora una tienda de franquicia nacional ocupa parte de la vivienda donde el afamado compositor dio el último aliento.

Al igual que otras casas una placa recuerda de este hecho a los oaxaqueños que caminan por esta calle y observan a detalle los muros de la ciudad.