Caso de San Juan Ihualtepec, Oaxaca: inventaron conflicto electoral para obstaculizar participación de las mujeres

Para evitar que las mujeres tengan acceso a cargos de elección popular, los partidos políticos han hecho de todo y cada vez han sofisticado los mecanismos de violencia política de género.

En San Juan Ihualtepec, crearon un conflicto comunitario con el cual impidieron la instalación de casillas electorales y la participación política de las dos mujeres que iban como candidatas.

Ahí, quién consideró que no habían condiciones para la elección, fue la presidenta de casilla, sobrina del síndico Camilo Magdaleno González Othón, quien como una medida de violencia política contra la actual presidenta Lucía Piedad González González, mantiene tomado el palacio.

Desde el primero de enero de 2017, el síndico emprendió acciones de violencia contra la presidenta por desplazarlo del puesto como candidato.

Ahora, de acuerdo con lo denunciado por el Colectivo por la Ciudadanía de las Mujeres, el objetivo, es establecer un consejo municipal con González Othón a la cabeza.

“Los hombres están generando conflictos comunitarios para impedir que las mujeres lleguen. El problema está que en el partido del pseudosindico, no quedó su hermana como candidata, y como quedó otra mujer, tomó el palacio y comenzó a presionar más a la presidenta para obstaculizar la instalación de las casillas”, dijo Anabel López Sánchez integrante del colectivo.

Después del fenómeno de Las Juanitas, aquella acción en la que una vez electas, las mujeres eran suplidas por hombres, fueron ideadas nuevas maneras de burlar la paridad.

Durante el proceso electoral que recién concluyó, algunos actores políticos recurrieron a distintos mecanismos, incluso mentir sobre su identidad sexogenérica al registrarse -en el caso de la contienda por la presidencia municipal- como candidatas transgénero sin serlo o ir en el segundo lugar de las planillas pero hacer campaña como candidato a presidente.