Inmuebles comerciales, la debacle en Oaxaca

El centro de la capital oaxaqueña, en otros tiempos valorado por su belleza arquitectónica, ha ido perdiendo el interés de los inversionistas y, con ello, sus edificios y espacios ceden plusvalía ante el mercado inmobiliario local y nacional. El daño provocado por la convulsión social que padece la entidad, es el motivo suficiente para ahuyentar a visitantes, afectando con ello el desarrollo económico de la principal ciudad del estado.

Suciedad, vandalismo e inseguridad, son algunos de los efectos que se generan por las continuas manifestaciones que desembocan en el corazón de la ciudad; a pesar de ello, en el último lustro se alentó el arrendamiento de locales y casas, por lo que los propietarios enfrentaron fuertes desequilibrios económicos que los llevan a malbaratar el alquiler.

Un factor más a considerar es el alto costo de los permisos que otorga el Ayuntamiento capitalino para la apertura de negocios, situación que buscan regular a fin de hacer atractivas las inversiones.

El éxodo provocado por la deteriorada imagen del primer cuadro ha trasladado el fomento del crecimiento comercial hacia elr norte de la capital, donde hoy se ubican corredores gastronómicos y tiendas departamentales y, con ello, el aumento de plusvalía en esa zona de la ciudad y el repunte en los costos del arrendamiento.

Representantes de sectores como el comercial e inmobiliario coinciden en que Oaxaca requiere urgentemente de acciones inmediatas para el rescate del núcleo más atractivo para los visitantes y el espacio tradicional de esparcimiento para las familias oaxaqueñas, a fin de reorientarel desarrollo económico del centro histórico de Oaxaca.

Oneroso rentar en la capital

En los primeros días de marzo, la revista Forbes informó que Oaxaca es la segunda ciudad más cara en el país para rentar espacios comerciales, solo por debajo del Valle de México. En promedio, aquí el alquiler de un local comercial oscila entre los 6 mil y 19 mil pesos, dependiendo el tamaño y el lugar ofrecido; mientras que una casa adaptada para la prestación de servicios alcanza hasta los 150 mil pesos de alquiler al mes.

El coordinador regional de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios A. C., José Ramírez Millán, confirmó que la capital se cotiza en la parte alta del mercado inmobiliario y aceptó que, en una década, se ha complicado el arrendamiento.

“Lo movimientos sociales trastornan cada vez más a la ciudad, alguien que pague una renta de 80 o 90 mil pesos al mes padece un tremendo daño; otro problema es que, para los inversionistas foráneos, son excesivos los cobros por permisos en comparación con zonas comerciales de otros estados”, explicó.

Agregó que la situación lleva a que los arrendatarios se vean obligados a castigar los costos de la renta para consolidar un contrato. “El clamor de poner orden es generalizado, porque después del 2006, las cosas se complicaron mucho hoy podemos decir que las rentas siguen al mismo nivel de hace tres años, pero no hay quien las pague”, dijo.

Confirmó, que las colonias Reforma, Volcanes y la agencia de San Felipe del Agua son las que se consolidan como áreas comerciales de gran impacto.

Vandalismo e inseguridad

Múltiples actos han puesto en evidencia la poca vigilancia e inseguridad que afronta la zona céntrica de Oaxaca de Juárez; muestra de ello es el reciente asesinato de un jóven apenas a tres calles del zócalo capitalino.

Aunado a ello, las pintas a edificios y el establecimiento de campamentos, así como las agresiones que cometen grupos vandálicos que participan en marchas de organizaciones sociales y sindicales; además de obras inconclusas y el crecimiento del ambulantaje, no solo afean sino desalientan la presencia de compradores y comensales que prefieren acudir a otros lugares.

Ocupados por incentivar la permanencia de los comerciantes en la zona centro, las cámaras empresariales buscan alternativas para lograr ese objetivo.

El presidente de la Cámara Nacional de de Comercio en Pequeño, Servicios y Turismo en Oaxaca (Canacope Servytur), Pedro Corres Silla, lamentó que un área de oportunidad tan importante como el centro capitalino, decaiga no solo por la cantidad de manifestaciones que se realizan, sino por el descuido que existe del mismo.

“Un comerciante, no podrá sostener su negocio si tiene que cerrar 3 días a la semana para que los manifestantes no se lo dañen o debe limpiar y reparar las fachadas por las pintas que ahí se lleva a cabo”, dijo.

Corres Silla, agregó que el Zócalo de la ciudad está terriblemente descuidado y el desorden es evidente. “Imaginate pagar una renta alta en una área que ya no le resulta atractiva a tus compradores, por eso cierran y se van”, expuso.

Puntualizó, que la inseguridad registrada en las últimas semanas,  debe atenderse oportunamente por las autoridades, aunque reconoció que el flagelo permanecerá y crecerá mientras no se resuelva el tema de desarrollo económico y pobreza.