Fiscalía, incapaz de resolver casos de desaparecidas en Oaxaca

Vecinos de San Blas bloquearon el puente de Fierro en demanda de atención por la desaparición del marino.

Bruno Alonso Avendaño Martínez tiene seis años de ser marino, desapareció el 10 de mayo en Santo Domingo Tehuantepec, estaba de vacaciones, y hasta el momento se carece de pistas sobre su paradero.

José Lucas Avendaño Martínez, hermano de Bruno, denunció las anomalías que se han presentado desde que interpusieron la demanda correspondiente ante el Ministerio Público.

El Protocolo Homologado para la Búsqueda de Personas Desaparecidas y la Investigación del Delito de Desaparición Forzada indica que cuando el reporte de la desaparición se hacen ante el Ministerio Público, este deberá iniciar de inmediato la investigación.

“Por parte de la Fiscalía, cuando se presentó la denuncia se abrió un legajo de investigación por personas no localizadas. El viernes 18 de mayo pedí la documentación y cuando me lo entregaron me di cuenta de ya era un expediente por el delito de desaparición forzada”, indicó Lucas.

Después de pasar 24 horas de la desaparición, el Ministerio Público inicia de oficio la averiguación previa o carpeta de investigación por desaparición forzada, precisando si, con la información con que se cuenta hasta el momento, fue cometida por servidores públicos o por particulares, esto cierra la primera fase de la investigación.

Transcurrieron nueve días para que abrieran un expediente por desaparición forzada, indica el hermano de Bruno, quien desde entonces se ha documentado sobre la desaparición forzada.

De las 24 a las 72 horas, el Ministerio Público debe apoyar a la familia de la víctima con servicios de emergencia médica, psiquiátrica, psicológica, odontológica, quirúrgica, hospitalaria, en transporte, alojamiento, asesoría jurídica, entre otras cosas.

Hasta hoy no he recibido por parte del Ministerio Público, de la Fiscalía o de la Vicefiscalía un documento o informe por escrito de que se están llevando a cabo esas fases con apego al Protocolo Homologado,  lo que hace pensar que la investigación que se está llevando a cabo es muy lenta, destaca Lucas.

Después de las 72 horas de la desaparición, el Ministerio Público realiza el análisis estratégico de la información, lo cual es fundamental para el éxito en la búsqueda de las personas desaparecidas, se lleva a cabo en esta fase por el equipo de análisis.

Vicefiscalía del Istmo, sin herramientas

Otra de las cosas que Lucas ha observado es la falta de herramientas de investigación con las que cuenta la Vicefiscalía del Istmo.

“Por ejemplo, del material que pudieron obtener son las imágenes de cuando mi hermano llega al punto donde lo vieron por última vez, pero la imagen no es muy nítida y me dicen que hasta el otro día va a llegar el ingeniero para que haga una captura de imagen y la mejore”, indicó.

Regresó al otro día para trabajar el video con el ingeniero, quien le dijo que ya le habían dado la indicación, sin embargo, este reconoció que no tenía el programa por lo que lo bajaría de internet, ya que no les compran nada.

“Eso habla de una deficiencia de las instancias de investigación. La fiscalía local no esta equipada ni con personal ni con equipo para estar a las alturas de las circunstancias de los delitos que están dañando a la sociedad”, dijo el hermano de Bruno.

El 14 de mayo, un comandante de la Vicefiscalía le decía en broma a Lucas que su hermano estaba con vida, que no se preocupara, que lo vieron en una fiesta la noche pasada.

“Yo le dije, molesto, que estaba bien, pero si él aparecía muerto, la Vicefiscalía iba a tener una gran responsabilidad”.