Maestras Conafe: amor por la docencia en Oaxaca

EMILIO MORALES PACHECOEMILIO MORALES PACHECO

Reyna es docente Conafe; quería estudiar una ingeniería, pero su corazón la llevó a dedicar su conocimiento a la enseñanza en comunidades marginadas

LA UNIÓN, Santa Inés de Zaragoza.- La primera vez que Reyna, a sus 18 años de edad, estuvo frente a grupo, la duda golpeó su cabeza. “¡¿Qué estoy haciendo aquí?!” La escuela se ubicaba en una localidad marginada del distrito de Tlacolula. Su dormitorio era a la vez el salón de clases, alejado a más de una hora de la cabecera, entre caminos difíciles.

Han pasado siete años de aquello. La marginación y carencia en las localidades no han cambiado, pero sí su forma de ver la docencia. “Soy maestra porque asumí la responsabilidad de poder aportar”, afirma.

Desempeñarse en esta profesión en uno de los estados con mayor rezago educativo, es todo un reto que se multiplica para quienes son docentes del Consejo Nacional de Fomento Educativo (Conafe).

Las figuras educativas de Conafe atienden a la infancia que enfrenta mayor grado de marginación. FOTO: Emilio Morales

Las carencias

El sueño de Reyna, quien ahora tiene 25 años de edad, no era dedicarse a la docencia; quería ser ingeniera en mecatrónica, pero su corazón quedó atrapado entre las aulas y las risas de cada uno de los niños a quienes enseñó a leer. Actualmente es Asesora Pedagógica Itinerante, función que desempeñan quienes culminaron una carrera afín a la educación.

“Lograr ese paso me satisface, es una alegría. Si hiciera una lista de cada uno de los momentos agradables, creo que no terminaría. Uno que vivimos con más frecuencia es cuando corren a abrazarte gritando ¡ya llegó la maestra!”, expresa.

Sin embargo, no todo es satisfacción. Reyna, como todas las docentes Conafe, enfrentan carencias en el material didáctico, dificultades orográficas y barreras de lenguaje; pero, además, comparten el dolor de las problemáticas que viven cada uno de sus estudiantes.

“Había una comunidad, Lagunas de Tlahuitoltepec, en donde me decían: maestra, ya viene el Día del Niño. ¿Usted va a ir a Oaxaca y va a comer tortas?, luego corrían a enseñarme un dibujo y decían: así se ven las tortas. Los niños estaban muy emocionados, porque lo que comían era algo que se llama machucado, que es tortilla remojada en salsa dentro de un molcajete”.

La escuela primaria de la Unión se ubica a 30 minutos de la cabecera municipal. FOTO: Emilio Morales

Una espina en el corazón

Reyna conoce de cerca esa realidad; ella es originaria de El Cortijo, una localidad del distrito de Nochixtlán. En su momento también fue estudiante Conafe y por ello se siente identificada con cada uno de sus alumnos.

Ella lleva clavado en el alma a uno en especial. Un joven que a sus 14 años no había aprendido a leer y a escribir.

Frente al pizarrón, el estudiante no lograba hilar palabra alguna. Su desconocimiento era increíble para Reyna y la presión para él derivó en el llanto. “Eso me dolió profundamente porque era el reflejo del abandono que por muchos años había vivido. Era un niño huérfano de padre y madre”.

Educación Comunitaria
Figuras Educativas Conafe
935 hombres
1442 mujeres
Total  2377
Presencia en
1399 localidades
237 municipios
Niños Beneficiados (Matrícula)
Preescolar 5946
Primaria   8079
Secundaria 5066
Total de.  19091

 

Lección de amor 

El salón de clases es adecuado para las labores. En el pizarrón blanco, Reyna escribe la lección de lectoescritura. El grupo multigrado lo conforman seis estudiantes (cinco niños y una niña), de cuarto y quinto de primaria.

El amor por la docencia se refleja en la paciencia y claridad con la que explica el uso de cada letra.

La escuela, que lleva por nombre Benito Juárez, está alejada del centro de la población, por un recorrido de 30 minutos en vehículo.

A la distancia, las casas de cada uno de los estudiantes son pequeños puntos que sólo se distinguen como un reflejo de sol. En la localidad habitan menos de 250 personas. El 11. 7 por ciento de la población es analfabeta; el lugar está catalogado con alto grado de marginación.

Reyna estará dos semanas en el lugar y luego irá a otra en donde también permanecerá el mismo tiempo; su función es otorgar enseñanza personalizada para cada uno de los pequeños con mayor rezago y ayudar en la capacitación a los líderes, es decir, a las figuras educativas, que son jóvenes recién egresados de bachillerato.

Más de 50 por ciento de los docentes comunitarios son mujeres, establecidas en las localidades de mayor rezago en la entidad. FOTO: Emilio Morales

“A veces pensamos que nosotros somos quienes enseñamos en el salón de clases, pero terminamos siendo los que recibimos la lección de amor que cada uno de los niños tiene para nosotros”.