Persecución de trabajadores no termina en el sector salud

La persecución contra los trabajadores de la salud que se han atrevido a denunciar las irregularidades, no cesan, al contrario se les inventan delitos para amedrentarlos o despedirlos, denunciaron trabajadores de diversos hospitales de la entidad

En rueda de prensa explicaron que en las últimas semanas han sido despedidos injustificadamente seis compañeros suyos quienes en algún momento participaron en el plantón de hace un año, en el que un grupo de enfermeras decidió irse a huelga de hambre.

Entre los despedidos se encuentra, dijeron, el pediatra Víctor  Hugo Zavaleta Ruiz, a quien bajo el pretexto de acumulación de faltas se le notificó su baja dentro de la plantilla laboral del hospital Rafael Pascacio Gamboa.

“No podíamos acudir a trabajar porque estábamos siendo perseguidos con una orden de aprehensión en nuestra contra, si asistíamos a nuestro centro de trabajo de seguro que nos detenían”, dijo el médico.

Esa situación, denunciaron, es una clara violación a sus derechos humanos, pues se les criminalizó bajo el delito de motín por haber exigido solución a una de las problemáticas que más aqueja a la ciudadanía que es la salud.

“Otro compañero, que es de Palenque, se le despidió bajo el absurdo de no acudir a una emergencia médica, él en su momento  justificó no haber prestado el servicio porque la ambulancia no tenía combustible, y nunca se le proporcionó vales pese haberlo solicitado”, apuntó  Zavaleta Ruiz.

Destacó que tras el plantón realizado hace un año se generaron seis órdenes de aprehensión y otros despidos injustificados; un trabajador fue encarcelado y el resto tuvo que recurrir al amparo para no ser detenido.

“En uno de los puntos que se trató  en la mesa de negociación fue la no persecución a los compañeros que participaron en la huelga de hambre y en el plantón, pero eso fue lo primero que hicieron las autoridades una vez concluida la movilización”, denunció la enfermera María de Jesús Espinosa de los Santos, quien también contaba con orden de aprehensión.

Al no poder detenerlos bajo el delito de motín, las autoridades han  buscado la manera de desarticular el movimiento que desde hace varios años llevan y la mejor manera es inventarles expedientes y faltas para despedirlos injustificadamente.

Anunciaron que recurrirán a las instancias correspondientes para presentar su demanda, pues se les está violando su derecho al trabajo, plasmado en el artículo 23 de la Declaración Universal de Derechos Humanos.