Asesinatos de alcaldes en Oaxaca socavan la democracia

Julio Filogonio López Quiroz, exalcalde de San Andrés Huaxpaltepec, era militantes de Morena.

Los asesinatos de presidentes y expresidentes municipales son una amenaza para la democracia, pues afectan el estado de derecho y Oaxaca se ubicó como el estado, junto a Guerrero, con más asesinatos de este tipo durante el 2017, detalla el informe Drogas y Violencia en México del programa Justice in Mexico de la Universidad de San Diego, California, EU, el cual fue publicado el 0 de abril.

La mitad de los de los 21 alcaldes y exalcaldes ultimados vivían en el sur de México, detalla el informe, 11 fueron alcaldes y 10 ya habían dejado el cargo. Oaxaca y Guerrero presentaron cuatro presidentes municipales asesinados, en Chiapas, Estado de México, Michoacán, Puebla y Veracruz fueron dos y en Colima, Guanajuato, e Hidalgo un alcalde fue ejecutado.

Todas las víctimas eran hombres y en ningún caso se reportó tortura. En 20 casos, se informó el uso de armas de fuego, mientras que el restante fue degollado. Cinco casos ocurrieron en octubre, seguido de Abril y diciembre con tres casos cada uno, mientras que en 15 casos, el alcalde o ex alcalde fue la única víctima.

Los presidentes y expresidentes oaxaqueños asesinados que reconoce el estudio son: Julio Filogonio López Quiroz, exalcalde de San Andrés Huaxpaltepec; Ubaldo López Reyes, exalcalde de Santa María Ozolotepec; Alejandro Hernández Santos, alcalde de Usos y Costumbres de San Bartolomé Loxicha y José Santos Hernández, alcalde de San Pedro El Alto.

A estos casos, se le suman los asesinatos de Wilfrido Sánchez Cruz, expresidente municipal de Santa Cruz Amilpas y del  expresidente municipal de San Miguel del Puerto, Teodoro Ortiz Barragán, en las Cascadas Mágicas de Copalitilla, que sucedieron en 2018 y no fueron tomados en cuenta por el informe.

152 alcaldes asesinados en México desde el 2005

Del 2015 al 2017 un total de 152 presidentes y expresidentes municipales fueron asesinados en México. Mientras que el pico de violencia en México ocurrió durante 2011, el año con más asesinatos de alcaldes fue en  2010, con 20 casos reportados, ahora superado por el 2017.

La afiliación partidaria de las víctimas en 2017 fue diversa, pues ocho pertenecen al Partido Revolucionario Institucional (PRI); cinco al Partido de la Revolución Democrática; dos al Partido Encuentro Social (PES); uno al Partido Acción Nacional, uno al partido Nueva Alianza, uno al Movimiento de Regeneración Nacional y un al Partido Verde Ecologista de México.

Una de las dos víctimas restantes se alineó con Usos y costumbres y para el otro no hubo afiliación partidaria encontrada públicamente.