Almadía: 13 años de resignificar los libros en Oaxaca

Tras un año convulso para los oaxaqueños y mexicanos, luego de los sismos del año pasado y un difícil panorama en términos generales, los libros siguen siendo ese universo en el cual buscar refugio, descanso y la posibilidad de crear otros mundos.

A 13 años de haber fundado en Oaxaca una editorial que ha logrado permanencia, atención y un creciente número de lectores, el director de Almadía, Guillermo Quijas-Corzo López, habla de los vericuetos del mundo editorial en México, los retos superados y las nuevas metas que se plantean.

El plan editorial para este sello crece: publicarán este 2018 30 libros, una decena más de los que lanzaron en 2016 y 2017. Además, estrenan una colección de fislosofía, con carácter divugativo y accesible a todos los públicos, con la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Este nuevo acervo fue lanzado en la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería, celebrada en días pasados.

Otro de los temas para Almadía han sido las reimpresiones de sus autores más leídos: Juan Villoro, Bernardo Esquinca, Guillermo Fadanelli y J. M. Servín, Verónica Gerber y Bernardo Fernández "Bef".

Abre librería en la CDMX

Guillermo Quijas-Corzo López habla de uno de los proyectos que reafirma la consolidación de la editorial, su librería en la colonia Escandón, de la Ciudad de México. Recién abierta al público, además de la oferta editorial promueve el arte oaxaqueño y el mezcal. En la avenida Patriotismo, este espacio será utilizado para actividades de prensa y presentaciones, comentó.

A pesar de que considera al 2018 como un año complicado debido a que la insdustria del libro no creció tanto en el país, Almadía se mantiene sólida y sigue en los altos vuelos. "Lo vimos en la feria pasada, apenas y alcanzamos a vender lo mismo que en el 2017, claro que tuvo que ver mucho el tema de los temblores y eso afectó todo; este año vienen las elecciones y nos afectarán también, pero ya veremos".

Lo que viene

El director de Almadía y de la Feria Internacional del Libro de Oaxaca adelantó que lanzarán próximamente la colección de los libros de Guillermo Fadanelli, que arrancarán con la publicación de su novela más famosa: Lodo, para luego publicar sus otras novelas.

De Juan Villoro, los lectores podrán leer, bajo el sello de Almadía, El vértigo horizontal, una serie de crónicas y textos que escribió a lo largo de una década y que retratan a la Ciudad de México a partir de personajes, lugares y festividades. Se trata de un libro ambicioso de más de 400 páginas, en que el escritor y periodista intenta dar una pespectiva de la Ciudad de México y cómo ha cambiado en los últimos años.

Del narrador, dramaturgo y poeta portugués, Gonzalo Tavares, Almadía publicará hacia finales del año un título más. Otros autores internacionales que publicarán son: al suizo, Peter Stamm, sin olvidar un importante lanzamiento, el de Tedi López Mills.

Uno de los oaxaqueños que Guillermo Quijas publicará por la calidad de sus textos es: Antonio Vásquez (1988). A los lanzamientos de escritores jóvenes se suma la poeta tlaxcalteca, Karen Villeda (1985), los dos autores más jóvenes de Almadía.

Otra de las colecciones en las que esta editorial trabaja es la que publicarán con Proceso, una serie de 12 libros en formato de bolsillo, para venta en puestos de periódico de todo el país, acerca de la historia del boxeo. Autores desde Homero, Jack Londo, James Ellroy, Ernest Hemingway, Norman Mailer, hasta Alberto Salcedo Ramos escriben sobre el box y los 30 escritores que participan podrán ser leídos en estas publicaciones que saldrán cada 15 días a partir de mayo.

La distribución

Si bien la primera década de Almadía estuvo muy dirigida a los temas de distribución y a conseguir a autores para conformar un catállgo para asegurar la presencia en el mercado, el año tres rumbo a su segunda década, está dirigido a mantener los criterios para el sello, pero además diversificar y optimizar mejor los recursos.

"Los derechos de los libros pueden dar pie a generar ingresos. Además, le hemos apostado a lanzar libros electrónicos -ya tenemos muchos del catálogo en línea- y también sacamos audiolibros, una parte importante del catállgo ya se ha trasladado; seguimos ampliando la distribución internacional".

El editor oaxaqueño, además presidente de Fondo Ventura, compartió que el mismo ritmo de la editorial los obliga a seguir manteniendo sus objetivos en alto: "Hemos crecido rápido, tenemos una dinámica acelerada participando en ferias y haciendo crecer el número de publicaciones. Ha sido complicado mantener el catálogo, las relaciones con agentes y distribuidores extranjeros, importando libros nosotros y para ello hemos requerido un mayor sentido de profesionalización".

Guillermo Quijas se muestra contento del panorama que viene, con la colección de box, la nueva librería, la diversificación de derechos con los e-books y los audiolibros, además del exitoso plan editorial que incluye a la colección de Dibujo, la más reciente, para Almadía, junto con la de libros de Viaje y Filosofía.

"Esto nos permite tener una oferta más amplia para poder llegar a más lugares. Estoy contento de publicar a jóvenes escritores que conforman una nueva generación que le viene bien a la literatura y a refrescar las publicaciones".

Tiembla y Tejamos Oaxaca

Parte de la campaña Tejamos Oaxaca, lanzada por el Fondo Ventura el pasado mes de noviembre, es la publicación de Tiembla, que reúne a 35 autores que donaron sus textos, edición que tuvo un tiraje de dos mil ejemplares que comenzaron a venderse en la FIL Minería y que ya se encuentran en las librerías de Oaxaca.

"Hicimos un acuerdo con las grandes cadenas en México para que el margen de lo que se quedan en ganancias por su distribución sea menor de lo que normalmente les damos; esto, para que pueda haber más recursos para la campaña, ya que el 100 por ciento de lo que recaudemos con la venta de los libros irá para esta iniciativa".

El monto proyectado por esta campaña, si consiguen vender todos los libros, es de $300 mil. En Tiembla se pueden encontrar obras de Verónica Gerber, Fernando Melchor, Víctor Armando y Alejandro Zambra, quien en mayo vendrá a Oaxaca a presentar este volumen.

Precio amable con los lectores

Finalmente, Guillermo Quijas-Corzo López destacó el precio de venta para los libros de Almadía, que siempre mantiene un costo por debajo del resto, ya que un criterio que han logrado mantener es no incrementar su precio anualmente, sino cada dos años.

"A pesar de que la inflación es anual, nosotros aumentamos precio cada dos años. Esto hace que generalmente estemos un poco debajo del resto, en precios. Apostamos por vender más volumen, aunque ganemos menos". Los tirajes dependen básicamente del momento del lanzamiento, los autores, de las ferias y de si es regreso a clases o no; en este tema no hay reglas establecidas, se imprimen entre mil 500 y dos mil 500 ejemplares, regularmente.