Basurero de Oaxaca, desbordado y sin salida

Rebasado, por mucho, el tiempo de vida útil del tiradero los gobiernos estatal y municipal carecen de de un proyecto concreto para nuevo relleno sanitario

En julio de 2017, Oaxaca de Juárez y 27 municipios más enfrentaron una de las crisis más severas en materia de control de desechos sólidos debido al cierre del basurero municipal ubicado en inmediaciones de la colonia Guillermo González Guardado, en el municipio de Zaachila, situación que independientemente del conflicto político, evidenció la actitud asumida de las autoridades municipales y estatales que en más de 30 años, no han podido proyectar y concretar la creación de un nuevo espacio dedicado al depósito de basura.

El crecimiento poblacional, ha sido el pretexto recurrente de los gobiernos estatales para justificar el extendido periodo de vida del actual vertedero. Durante la administración anterior, el crecimiento fue controlado y reordenado, al menos en un 70% de extensión, pero la reorganización se vió interrumpida en la actual administración que mantiene irresuelto el destino de los desechos generados por la población de la zona metropolitana.

La anarquía en recolección y disposición final de basura

Crece la bomba de insalubridad

Luego del conflicto suscitado por la disputa entre el Frente Popular 14 de Junio y colonos de 33 asentamientos que rodean el tiradero municipal, el mandatario estatal, Alejandro Murat Hinojosa, anunció la creación de un nuevo relleno sanitario que atendería las necesidades de la zona metropolitana y evitaría que las colonias aledañas en el basurero de la Gonzalez Guardado siguieran en riesgo por la alta contaminación en la zona.

El gobernador adelantó que incluso se tenía el terreno donde se ubicaría el nuevo depósito; a finales de 2017, el secretario de Medio Ambiente, Energia y Desarrollo Sustentable de Oaxaca (Semaedeso), José Luis Calvo Ziga, hizo lo propio y anunció que faltaba muy poco para que la capital y zona conurbada contara con un nuevo y moderno vertedero ecológico, sustentable y con tecnología de punta alemana y española.

La inversión para ese proyecto, dijo el funcionario sería de 430 millones de pesos; de ese recurso el 50% lo aportaría el Gobierno Federal a través de Banobras; sin embargo a tres meses del anuncio, aún se carece de detalles de dónde se ubicará, de cuándo se iniciará la ejecución de la obra; en tanto, la sociedad de la metrópoli continúa sujeta a la voluntad de quienes, para ejercer presión para obtener canonjías o ver satisfechas sus demandas, secuestren el tiradero municipal.

DATOS
Año en que inicia operaciones el basurero 1981
Cerca de 50 mil m3 diarios de efectos de gases de efecto invernadero y 250 m3 de lixiviados, podrían liberarse a diario afectando la atmósfera debido al desorden del tiradero
Lixiviado : la materia orgánica se degrada formando un fertilizante líquido orgánico
Un gas de efecto invernadero (GEI) es un gas atmosférico que absorbe y emite radiación dentro del rango infrarrojo.

 

A ello, se agrega el crecimiento de la insalubridad y la contaminación provocada por el desorden que existe en el basurero, que en la administración gubernamental pasada había logrado contener.

La historia

El relleno sanitario de la Ciudad de Oaxaca se ubica en un terreno de 17 hectáreas de la Villa de Zaachila. Ya cumplió 37 años en operación, no siempre como relleno y se estima que han sido confinados más de 6 millones de toneladas de residuos. Recibe los deshechos de la capital y 27 municipios conurbados.

A principios de los 80, para su apertura, se instaló una planta de composteo cuya funcionalidad no rebasó los 6 meses, la zona se encontraba deshabitada y no había orden en el depósito; 20 años después el vertedero recibía, en promedio, 450 toneladas de basura al día, durante ese tiempo nadie proyectó ni se ocupó de dar orden al lugar y mucho menos de garantizar un estendido tiempo de vida para el lugar.

A la llegada de la administración de Gabino Cué Monteagudo una de las prioridades fue reordenar el espacio a fin de preservar su uso y evitar daños por contaminación a la población que ya se había apoderado de los terrenos que circundan al tiradero.

Así lucía el terreno donde se ubica hoy el basurero

En 2011, más de 7 hectáreas de basura se encontraban dispersas, las aves carroñeras, fauna nociva y perros era común en el área; el depósito de residuos peligrosos que provienen de hospitales, rastros y actividades comerciales se encontraban a la intemperie y alcance de cualquier persona.

La pepena tampoco era reglamentada, mujeres y niños participaban en la búsqueda de deshechos, la emisión de gases sin control, siete mil metros cúbicos de lixiviados concentrados, multas de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente por contaminación de suelos por Vanadio y Arsénico, era apenas una parte de lo que hallaron las autoridades.

El rescate

Aunque las autoridades estatales actuales no han querido reconocer que existían avances en el reordenamiento del lugar, en 2011, la administración gubernamental realizó una serie de estudios de ingeniería para el rescate del sitio.

Entre otras cosas, se elaboró un diagnóstico integral y plan de regularización del sitio para darle extender la vida útil, a ellos sumaron acciones de remediación de sitios contaminados y el saneamiento de las zonas sin posibilidad de aprovechamiento.

Entre los logros se encuentra el saneamiento de 7 hectáreas del sitio donde en algún momento se depositó la basura sin control alguno.

El relleno sanitario, según la empresa administradora de ese momento, a cargo de Jorge Sánchez Gómez, tendría una vida útil de al menos unos 6 años, tiempo que se acortó a partir de la salida de esa empresa.

“El trabajo que realizamos permitió el control del biogás y lixiviados, el ordenamiento de áreas, la estabilización de taludes  y la construcción incluso de espacios de recreación y deportivos, lo que a nuestra salida se quedó en el abandono, volviendo al desorden y el riesgo”, declaró.

Mas de 7 meses han transcurrido y hasta la fecha, el nuevo basurero municipal sigue siendo un sueño; en tanto, el ubicado en la colonia González Guardado, muere poco a poco frente a la indiferencia de las autoridades.