Ayutla enlutada; derraman sangre por defender la tierra

En octubre de 2015 NOTICIAS visitó la zona de conflicto y, desde entonces, las autoridades no han logrado acuerdos de distensión

SAN PEDRO Y SAN PABLO, AYUTLA, Mixe, Oaxaca- Tamazulápam del Espíritu Santo, cuyo significado nahuatl es "Lugar del Sapo" no resuena más entre las calles de San Pedro y San Pablo Ayutla. Existe zozobra y sigilo. El conflicto agrario entre estos pueblos mancomunados data de hace más de 40 años, sin embargo, la delimitación de sus territorios no es ya el más grande anhelo de Ayutla: una viuda, 3 huérfanos, una madre que perdió a su hijo, 4 mujeres torturadas, y 22 personas despojadas, hoy unen sus voces en una sola: exigen justicia.

LA EMBOSCADA

Las lágrimas amenazan con estallar en los ojos negros de Estela, "Me pusieron una pistola en la cabeza, dijeron cosas que le duelen a una mujer, palabras feas y sucias", con voz tímida y un hablar pausado intenta describir lo que vivió en manos de pobladores de la comunidad vecina el pasado 5 de junio del 2017.

-Yo fui a hacer el señalamiento con el fiscal, iba segura porque estaban conmigo las autoridades, la ley iba con nosotros y supuse que no iba a pasar nada. Cuando empezaron los balazos me agarraron y llevaron como 10 hombres y varias mujeres por órdenes de Nicolasa, me sentía muy mal- narra con impotencia la mujer que antes de ser torturada fue despojada de su vivienda

Fue el pasado 18 de mayo que habitantes de Tamazulápam llegaron con palos y machetes al paraje "El Manantial"; de acuerdo con las víctimas se apoderaron de 22 casas y quemaron 150 hectáreas de bosque propiedad de Ayutla. Después de pedir auxilio de las autoridades, el 5 de junio peritos de la Fiscalía General del Estado arribaron a la zona del conflicto para costatar los hechos.

Ernestida, la viuda.

HOGAR Y VIDA ARREBATADA

- Fuimos con ellos (los peritos) sin imaginar lo que iba a pasar, cuando nos vieron nos impidieron el paso, empezaron a levantarse con armas, "de aquí no pasas, porque si pasas ya no regresas", nos decían. Estaba con mi esposo, subimos varios y ya nos tenían una emboscada, comenzaron a disparar, le tocó la bala a él.- rememora Ernestina, viuda de Luis Juan Guadalupe.

Señala que la situación de hostigamiento para quitarles su hogar ya databa de años, y por ello su esposo se apresuró meses antes a registrar la propiedad, que aseguran siempre fue de Ayutla.

- Mi esposo allí nació, allí creció, hasta que me lo arrebataron- lamenta

Doña María Juana vivió 75 años en esa misma casa. Es madre del único fallecido que dejó aquella agresión, en dónde también resultaron heridas más de cien personas.

"Mi hijo murió, fue agredido por gente de Tamazulápam; perdí mi casa, mis pollos, mis cultivos, todo se quedó allí. No puedo acercarme allá, siento el llamado de estar en mi hogar, me amenazaron. Nadie me dice qué va a pasar, cuándo voy a regresar a mi hogar, nadie me ha informado porque no hay justicia", pronuncia la mujer en lengua mixe, quien lamenta que, a pesar de haber presentado la acusación directa proporcionando el nombre de cada uno de los responsables, aún no hay detenidos.

¡Juticia!, la demanda

Ernestina denuncia que la Secretaria General de Gobierno y la Fiscalía General del Estado le aseguraron la existencia de órdenes de aprehensión desde hace más de 7 meses. -Dudo que las haya, me duele por que no hay nada. La señora Nicolasa Martínez (ex agente de Tierra Blanca, Tamazulápam) ella es la culpable, yo necesito ver a esa señora tras las rejas, no es justo, yo vi que ella dió la orden y los demás dispararon, no sé que está pasando.-

En su petición la respalda Estela, quien fungió como síndica municipal en 2017. Ella recuerda con tristeza e impotencia la agresión de casi un año atras.

-Fue bastante triste. Tiraban a matar, sino hubiese sido así, el sentimiento no fuera este. Los hermanos nos peleamos, pero no con armas, no me cabe en la cabeza como tiraron con todo para acabar con nosotros", menciona con tristeza Estela Galván, quien fungíó en 2017 como síndica municipal.

Recuerda que después de ello se sostuvieron reuniones Secretaría General de Gobierno (Segego) y la Fiscalía General del Estado y con Comisión Nacional del Agua, estos últimos determinaron que 40% del agua del manantial se le tendría que dar a Tamazulápam.

Empero - señala Gloria - a eso nunca nos hemos opuesto, otras comunidades tomaban de ahí y no se les decía nada; ellos no han colocado su tanque o tuberías, cuando alguien necesita va y se conecta. Creo que ellos tienen la ídea de “o todo o nada", explica.

Violan derecho al agua

Las victimas señalan que en agosto los pobladores vecinos destruyeron dos tanques de agua con los que Ayutla ha suministrado a su población durante las últimas décadas, desde esa fecha han sobrevivido gracias al ojo de agua de la comunidad.

La presidenta municipal Yolanda Pacheco Morales lamenta que aunque ante las autoridades se dialogue sobre la liberación del manantial y se establezcan acuerdos, esto no se hace tangible en la realidad. "No nos dejan pasar y el agua se esta tirando" dice.

Joaquín Galván, representante de la fraternidad "Ayutla en Hermandad" detalla que la Segego avaló desde las primeras mesas de negociación que el manantial quedará en disposición de Tamazulápam hasta dar concluida la disputa.

"Son crímenes de lesa humanidad, secuestraron, despojaron, torturaron, es una negligencia seria. Incluso la Defensoría de los Derechos Humanos de Oaxaca sabe del caso, nos prometen venir y nada" asegura.

Justicia empañada

Galván narra que se ha acercado a diversos funcionarios para poder dar avances en el tema, entre ellos el diputado Candido Coheto, quien le respondió que la justicia, si es que llega, tardaría mucho. "Hay interesés y Tamazulápam representa muchos más votos que Ayutla" le diría el legislador.

Abunda en que incluso Carlos Moreno Alcántara decidió tomar el caso y pelear por el derecho de agua a favor de Ayutla, sin embargo, después de interponer la demanda, fue detenido por una presunta mala administración cuando fue titular de la Secretaría de Vialidad y Transporte.