Fiscalía de Chahuites, corrupta e inútil: Solalinde

TAMBIÉN ACUSA A MÉDICOS Y ENFERMERAS

El sacerdote Alejandro Solalinde denunció los abusos que se cometen contra los migrantes.

CIUDAD IXTEPEC, Oaxaca.- El sacerdote Alejandro Solalinde acusó a la fiscalía de Chahuites de "corrupta e inútil".

En conferencia de prensa, el padre Solalinde, representante del albergue "Hermanos en el Camino", denunció las presuntas irregularidades que Marcelino Benítez, fiscal de Chahuites, comete en contra de los migrantes.

Señaló que por aceptar denuncias a los migrantes les cobra hasta en 2 mil pesos, y los condiciona para que le paguen su comida o viáticos para hacer su trabajo.

Tambien acusó a los médicos y enfermeras del hospital 30 camas de esta ciudad, de incurrir en discriminación y falta de atención hacia aquellos migrantes que han sufrido alguna agresión o accidente en su camino hacia el llamado "sueño americano".

Citó como ejemplo el caso de un paciente que tuvo que abandonar dicho hospital por la falta de atención.

Dos días después, recibió la llamada del cirujano para pedirle los insumos que necesitaba para operarlo.

El cirujano ni siquiera se había dado cuenta que el migrante había dejado ya el nosocomio, mencionó Solalinde.

"Mexico se caracteriza por tener buenas leyes, pero que no se cumplen. Al llegar a México los migrantes se encuentran con un callejón sin salida, el cual se ha convertido en un infierno para ellos", manifestó el sacerdote.

Consideró que el actual gobierno priista de México, como las anteriores administraciones panistas, ya no puede seguir mirando al norte, para que le den instrucciones y fastidiar a los hermanos migrantes del sur.

Al cuestionarlo sobre su postura política y sobre cuál sería una solución a la actual situación del país, opinó que México requiere un cambio y tiene la gran oportunidad de lograrlo este 1 de julio.

Fijó su postura en favor de Andrés Manuel López Obrador. "No porque crea en él, sino porque ya no hay de otra", señaló.

Los gobiernos del PRI y del PAN demostraron que están con la oligarquía y no representan un cambio verdadero. "Yo no voy por ningún partido, yo voy por México", señaló.

Manifestó temer por la vida de Andrés Manuel López Obrador, ya que el régimen priista es capaz de todo. "Si mataron a Colosio, temo que pase lo mismo con López Obrador", sostuvo.