“Libro centroamericano de los muertos”, Premio Bellas Artes de Poesía Aguascalientes

A través de las redes sociales, la comunidad literaria de la entidad dio a conocer que el poeta Balam Rodrigo se ha hecho acreedor del Premio Bellas Artes de Poesía Aguascalientes 2018.
De acuerdo con medios nacionales, la distinción es para el chiapaneco por ahondar en la comprensión de la condición humana y dar testimonio de una experiencia vital que refleja en su “Libro centroamericano de los muertos”.
El galardón convocado por la Secretaría de Cultura, a través del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) y el Gobierno del Estado de Aguascalientes, a través del Instituto Cultural de Aguascalientes, será entregado el próximo 4 de mayo dentro del programa cultural de la 190 Feria Nacional de San Marcos al chiapaneco.
Bajo el seudónimo Zapaluta, Balam Rodrigo obtiene el premio más importante de poesía en una edición muy significativa al ser su 50 aniversario. La primera edición la ganó en 1968 el poeta Juan Bañuelos, otro chiapaneco, con el libro “Espejo humeante”.
De acuerdo con el galardonado, “Libro centroamericano de los muertos” es un texto de poesía testimonial de carácter social cuyo eje vertebral es la migración de centroamericanos a través de su éxodo por México, desde el río Suchiate hasta el río Bravo “y lo que intenté hacer fue unir un río de muertos y de historias relacionadas con centroamericanos y centroamericanas que perdieron la vida en nuestro país”, declaró para medios nacionales.
El jurado, integrado por Mariana Bernárdez, Jorge Fernández Granados y Óscar Oliva, destaca el texto titulado “Libro centroamericano de los muertos” por hallar en esta obra altas cualidades poéticas que alcanzan tal intensidad en su lenguaje que abre diversos registros literarios; estos atributos permiten ahondar en la comprensión de la condición humana y dar testimonio de una experiencia vital que refleja el presente”, según el acta.
“Lo que hice también fue darle voz a aquellos centroamericanos que vivieron en casa de mis papás, porque antes que se les llamaran albergues a estos lugares en donde se da asistencia y apoyo de todo tipo a los centroamericanos, en la casa de mi pueblo, que estaba enfrente de las vías del tren en Villa de Comaltitlán, mis padres asistieron, apoyaron. Fueron parte de mi familia más de 300 centroamericanos y centroamericanas.”
El libro habla de la memoria y también “es una forma de tener presente este éxodo. Es un libro de poesía que me parece a mí necesario en este tiempo”.
El poeta y narrador Balam Rodrigo (Villa de Comaltitlán, Chiapas, 1974) es autor de los libros de poesía “Hábito lunar” (2005), “Poemas de mar amaranto” (2006), “Silencia” (2007), “Larva agonía” (2008), “Bitácora del árbol nómada” (2011), “Cuatro murmullos y un relincho en los llanos del silencio” (2012), “Braille para sordos” (2013), “Desmemoria del rey sonámbulo” (2015), “Iceberg negro” (2015) y “Marabunta” (2017), entre otros.
Algunos de sus poemas han sido traducidos al inglés, portugués, zapoteco, polaco y francés, y aparecen en antologías, revistas y diarios de México, así como en publicaciones de República Dominicana, Brasil, Colombia, Argentina, Chile, España, Puerto Rico, Estados Unidos, Guatemala, Honduras, Portugal, Alemania, Polonia, Francia y Perú.
Su obra ha merecido más de 40 reconocimientos, entre otros, el Premio de Poesía Joven Ciudad de México 2006, el Premio Nacional de Poesía Efraín Huerta 2011, el Premio Nacional de Poesía Ignacio Manuel Altamirano 2011, el Certamen Internacional de Literatura Sor Juana Inés de la Cruz 2012.
Así como el Premio Nacional de Poesía Rosario Castellanos 2013, el Premio Internacional de Poesía Jaime Sabines 2014 y el Premio Nacional de Poesía Amado Nervo 2017.
Hoy celebra que la poesía hecha en el Sur tenga voz.