Veinte mil damnificados de Oaxaca viven aún en las calles

A cuatro meses de los sismos del mes de septiembre del 2017 que devastaron la región del Istmo de Tehuantepec, más de 20 mil familias no han recibido apoyo para la reconstrucción de sus viviendas y no aparecen en ningún censo, por lo que siguen vivienda a la intemperie, afirmó la Comisión Especial de Seguimiento a la Reconstrucción de Oaxaca, en su primer informe.

Señaló que mucho menos han sido visitadas por representantes del gobierno estatal o federal para determinar la viabilidad de seguir habitando dichas viviendas, por lo que plantearon la urgente necesidad de realizar un segundo censo y la reclasificación de daños.

A través del diputado panista Juan Mendoza apuntó que las familias damnificadas siguen recibiendo sus recibos de energía eléctrica, sin que hayan hecho uso de dicho servicio, por lo que es necesario hacer un llamado enérgico a la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Comentó que después de llevar a cabo una sesión pública en el municipio de Ciudad Ixtepec, el pasado 24 de enero, autoridades municipales y dirigentes sociales denunciaron las inconsistencias del primer censo levantado para la entrega de apoyos para la reconstrucción de viviendas.

“Señalaron casos de tarjetas clonadas y sin fondos y, sobre, viviendas mal clasificadas que sufrieron pérdida total y fueron clasificadas como daños parciales”.

Añadió que miles de niños continúan sin clases, cientos de escuelas sin ser reconstruidas; además de las afectaciones a los espacios públicos como mercados, puentes, palacios municipales y, sobre todo, clínicas y hospitales, por ejemplo, el hospital general de Juchitán.

Por estas razones la comisión especial solicitó la comparecencia ante el pleno de la 63 legislatura del secretario de finanzas, Jorge Gallardo Casas; el director de Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca, Francisco Ángel Villarreal; y de ordenamiento territorial sustentable, Fabián Sebastián Herrera Gómez; a fin de que informen sobre las acciones que han realizado en apoyo de los damnificados, por lo que la Junta de Coordinación Política (Jucopo) establecerá día, hora y fecha para la cita.

Por su parte, el diputado perredista Carol Antonio Altamirano subrayó que la realidad de los pueblos del Istmo es dramática, “las calles siguen con escombros, no hay certeza en las demoliciones, no hay un censo confiable, se ha denunciado el abuso de las tarjetas de apoyo que o no tenían fondos o fueron desviados o fueron clonadas; no se sabe cuándo ni cómo se recuperara la infraestructura y la operación regular en las escuelas”.

El coordinador de la fracción parlamentaria del PRD, dijo que las 20 mil familias están abandonadas. “No ha llegado nadie del gobierno estatal o federal por lo menos a decirles si sus viviendas son habitables o no.

“En síntesis no hay pies ni cabeza en la acción del gobierno, no hay un plan de reconstrucción que dé confianza a la gente y lo que parece es que el gobierno federal y estatal han decidido bajar la cortina y lavarse las manos, como si la situación ya estuviera resuelta; pero desde aquí les decimos que no lo vamos a permitir”.

Agregó que por esta razón los titulares del IEEPO, finanzas y sinfra deben comparecer ante el Congreso para que comprometan acciones concretas en beneficio de los damnificados, tal y como es su responsabilidad.