Parque Industrial subutilizado en Magdalena Apasco, Oaxaca

EMILIO MORALES PACHECOEMILIO MORALES PACHECO

Al interior del parque operan grandes, medianas, pequeñas y microempresas con vocación de diversas actividades industriales y comerciales.

MAGDALENA APASCO, ETLA.-Una pequeña urbe crece hacia el noroeste de la capital del estado. El proyecto denominado Parque Industrial y Maquilador Oaxaca 2000, desarrollo semi-urbano planeado y ejecutado hace 20 años, desde1998, concebido como un espacio de atracción de capitales y creación de empleos, se observa subutilizado.

La carretera federal 190 conduce hacia Magdalena Apasco, municipio ubicado a 26 kilómetros de la capital oaxaqueña en donde, desde 1998 fue inaugurado el complejo industrial.

Hoy en día 40 empresas están aquí instaladas, de las cuales 16 están inactivas, 20 activas y 4 en proceso, estas firmas generan de 900 a mil empleos.

La mañana inicia como todos los días. Grupos de trabajadores ingresan al lugar que, a la vista común, pasa inadvertido escondido entre casetas de comida.

En la entrada principal identificada con el nombre del parque, el vigilante establece un estricto control de acceso.

Con el sazón oaxaqueño

David Alberto Velasco forma parte de los cientos de personas que laboran en el Parque Industrial, él se desempeña como encargado de la planta Sazón Oaxaqueño, empresa dedicada a la compra y comercialización de chiles secos, botanas, condimentos molidos y enteros.

Su jornada inicia a muy temprana hora. Para llegar recorre a pie un boulevard perfectamente encarpetado con camellones saturados del verde de los arbustos y árboles bien podados. Sobre aquella vía ya se oye también los juegos y cantos de un grupo de infantes, quienes asisten a las guarderías del lugar, mientras que sus madres cumplen su jornada laboral.

Desde su proyección, el Parque Industrial Apasco se fijó como objetivo atender la demanda de reserva territorial en propiedad privada, de uso industrial, a bajo costo, con los servicios básicos y equipamiento urbano requerido, a fin de fomentar la inversión y la generación de nuevas fuentes de empleo.

El proceso de empaquetado de la empresa Sazón Oaxaqueño. FOTO: Emilio Morales

De vocación económica

Fue en 1998 cuando el Parque Industria fue inaugurado sobre una superficie: 55.91 hectáreas, dividido en 108 lotes con el objeto de propiciar las mejores condiciones de ubicación, infraestructura y servicios para los industriales que ahí se establezcan.

Del área Industrial, se ha comercializado el 94 por ciento de la superficie (38.82 hectáreas), pero el Fideicomiso para el desarrollo Logístico de Oaxaca (Fidelo) cuenta con una reserva industrial disponible para venta de 1.44 hectáreas.

Del área Comercial, se ha ocupado el 19% (0.31 hectáreas) dejando una oferta de 81% (1.36 hectáreas).

Desde 2005, la administración está a cargo de Asociación Civil Grupo de Industriales Oaxaqueños, bajo el Régimen de propiedad en condominio, el cual es responsable de operación de servicios y cobro de cuotas de mantenimiento.

Los servicios

Para sus labores cotidianas el lugar cuenta con energía eléctrica de alta tensión, abastecimiento de agua 15 mil a 20 mil litros por día, tanque elevado de 50 m3 y cisterna con capacidad de 150 m3, planta de tratamiento de aguas residuales con capacidad de 10 litros/seg, instalación telefónica subterránea, alumbrado público y mantenimiento de áreas comunes, según lo afirma Fidelo.

De la misma manera hay oficinas administrativas, protección perimetral, accesos controlados y vigilancia, accesibilidad para transporte de carga pesada, banquetas y pavimentación de vialidades con carpeta asfáltica y guardería.

Entre las 20 empresas actualmente activas en el parque Industrial se encuentra Sazón Oaxaqueño. Ésta es una de las más recientes instaladas con apenas un año.

La planta es fuentes de empleo para ocho personas en su mayoría mujeres que se dedican al empaquetados de condimentos.

David Alberto explica que la empresa nació en 1978 como un pequeño local en el mercado de abasto que en ese entonces adquirió la señora Ángela y el señor Ramón. Al inicio sólo vendían chiles secos en un espacio de tres por tres, con el paso del tiempo adquirieron otros tres locales para expandir su comercialización.

En 1990 adquirieron otros locales adyacentes a los ya existentes. En el 2004 incorporaron una estrategia empresarial diseñada por el hijo de los dueños para la operación de la empresa lo que les permitió tener un concepto más organizado y formal.

Fue entonces cuando se transformó de Chiles secos Angelita a Sazón Oaxaqueño y más adelante iniciaron la creación de franquicias.