Vía al Istmo, Oaxaca, progreso en punto muerto

MARIO JIMENEZ LEYVAMARIO JIMENEZ LEYVA

El viaducto Lachiguiri se arruina ante el desuso y falta de mantenimiento

SANTIAGO LACHIGUIRI, Oaxaca.- El SOS de las casetas de auxilio ubicadas en el tramo transitable de la autopista Oaxaca- Istmo hacia esta comunidad parecen hacer eco al grito de emergencia que elevan los habitantes de la zona para que aceleren los trabajos pendientes de la vía y, con ello, se active el empleo y redunde en la economía de las familias de este lugar.

Oaxaca- Lachiguiri
Del km 43 + 000 al 210 +000
Longitud de 169 km
Tramos terminados 87 km
En operación 81 km
Base Hidráulica impregnada 5 km
Terracería 72 km ( intransitables)
Tramo por trabajar 5 km
Santiago Lachiguiri, Llano de Ocote, su habla es la lengua zapoteca, cuenta con 2 mil habitantes, según autoridades municipales.

Sueños en espera

Los 50 kilómetros que conectan al municipio con Tehuantepec no bastan para impulsar la zona, pues esta no despunta, entre otras cosas por la falta de una carretera que abrevie el tránsito hacia la región y facilite el intercambio comercial con la capital y el resto del país, dice Cándido de Jesús Enríquez, comunero de este municipio.

El hombre apenas ayer, al igual que el equipo de NOTICIAS Voz e Imagen de Oaxaca, vivió en carne propia el retraso de más de 12 horas para llegar hasta la población de residencia gracias al bloqueo que mantienen habitantes de San Juan Lajarcia sobre la carretera federal 190.

"Ni cómo pasar a Oaxaca cuando alguien bloquea, en caso de que se deba viajar hasta allá, de por sí ya nos queda lejos, creo que si estuviera terminada la autopista eso no pasaría", dice.

A pesar de que prácticamente está en desuso el tramo, se cobran altas cuotas de peaje. FOTO. Mario Jiménez

La esperanza

Cándido, igual que sus paisanos, vive al día con cultivos de autoconsumo, luego de que la roya afectara a miles de hectáreas cafetaleras en el territorio y que dejaran de contratarlos para los trabajos de la carretera; él, como la gente de las 27 localidades que cruza la vía, vive esperanzados de que retomen los trabajos y se generen empleos.

"Trabajamos en el rescate de nuestros cultivos de café, soñamos con que, al concluir la autopista y cumpla el gobierno con el compromiso de pavimentar el acceso, impulsemos un proyecto turístico que nos genere mayores ingresos", expuso Cándido.

Y es que, de las promesas por mejorar el camino hacia esta comunidad y la vía que la conecta a Jalapa del Marqués, nunca se cumplió nada.

Más allá de ello, la conflictividad político - social que viven algunas comunidades aledañas a la carretera federal 190, que cada vez más complica el paso entre el istmo y la capital, multiplica los gastos de inversión que requieren para sus traslados y por ende, para desarrollar el proyecto productivo cafetalero que anhelan.

El éxodo

Santiago Lachiguiri ubicado al pie del Cerro de las Flores. FOTO: Mario Jiménez

No sólo se acabó el trabajo, también se llevaron gente

Hacer pan para vender quedó como única opción de Alejandra tras suspenderse los trabajos de la autopista Oaxaca - Istmo, su hijo, de oficio carpintero y único sostén de la familia, quedó desempleado.

Apenas hace una semana volvieron a contratar a algunos pobladores del lugar para las tareas de limpia en los carriles habilitados que van desde el entronque del pueblo hasta el que une con la autopista a Ixtepec, su hijo no tuvo suerte.

"Cuando se inició la construcción nos ayudó mucho que contrataran gente de aquí, había con qué pagar los gastos, ahora tenemos que buscarle, porque no sólo nos dejaron sin empleo, sino que muchos se fueron con la empresa a trabajar lejos de aquí, para mandar aunque sea unos centavos" platicó.

La esperanza del reinicio de las obras entusiasma a Alejandra, confía en lo que le dijeron los integrantes de Bienes Comunales, que en enero a más tardar volverá la empresa y el trabajo para el pueblo.

Tarifas altas donde no hay tráfico

Contrario a la mayoría, Adalberto, quien se dedica al transporte público, opinó que la autopista encarece los costos de servicio, debido a que las cuotas que se fijaron en las 2 casetas de Tehuantepec y Salina Cruz le obligan al pago de casi 200 pesos.

"Deben regular los cobros o por lo menos bajarlos, estoy de acuerdo que cuando esté completa quienes viajen desde Oaxaca paguen, pero a nosotros desde ahorita nos cobran por transitar esa carretera donde parecemos fantasmas, porque nadie más pasa", indicó.

Y en efecto, a pesar de que entre el km 78 y 161 la construcción fue interrumpida, de que en el tramo habilitado hay trabajo de rehabilitación por hundimientos y de que solo los habitantes de Lachiguiri transitan hacia las poblaciones grandes del Istmo, la SCT cobra el peaje para poder abonar a la empresa concesionaria, que sí cobra pero no trabaja.

La conclusión de la supercarretera impulsaría al istmo, señalan. FOTO: Mario Jiménez