El suicidio puede prevenirse; vigile a sus hijos

Valeriano, de 9 años, se suicidó en la agencia de Santa Rosa Panzacola.

Hace un año, en los primeros días de julio de 2016, un niño de 13 años terminó con su vida en su domicilio un municipio de la Mixteca.

Alexis, escogió la tarde de un sábado para quitarse la vida; como en la mayoría de los casos, aprovechó el momento en que nadie más se encontraba en su casa.

Al tratarse de un niño de sólo 13 años de edad, el caso de suicidio llamó la atención, ya que en Oaxaca se tenían pocos registros de suicidios en niños.

La psicóloga Arianna Alejandres menciona que para tomar esa decisión, un niño de 13 años o menos, debe estar pasando por transtornos de conducta severos, que debieron haber sido detectados de inmediato por sus pares o personas que estaban a su cuidado e incluso su maestro o maestra de escuela.

“Jamás será la misma situación de un niño que está en un entorno familiar unido, que se siente amado y querido por sus padres y hermanos, ya que eso le da seguridad”, precisa.

Por el contrario, el niño que vive en desintegración familiar—continúa—siente el rechazado de la persona que está a su cuidad, que puede ser la madre o el padre.

La especialista en conducta, indica que en muchas ocasiones, es la misma familia quien orilla a los niños a aislarse de la familia y es donde busca relacionarse con otras personas, que generalmente, le enseñan cosa indebidas.

Alexis, viva con su madre, quien declaró a la policía que aparentemente no tenía ningún problema y desconocía el motivo que lo orilló a quitarse la vida.

Un joven puede tener pensamientos suicidas si:
Se siente triste y con autoestima baja.
Siente que “no vale nada”.
Tiene rabia (enojo) y sentimientos de venganza.
No quiere participar en actividades sociales con la familia y amigos.
Tiene cambios en sus patrones para dormir (patrones de sueño).
Se siente exhausto(a).
Está irritable.
Llora con frecuencia.
No se cuida.
Tiene comportamiento impulsivo.
Sufre de dolores de cabeza y estomacales.
Habla del suicidio o la muerte.
Tiene comportamientos autodestructivos como abusar del alcohol, las drogas, o manejar muy rápido.

 

“Tal vez el niño no tenía ningún problema, el problema era la madre o sus demás familiares, quienes no detectaron a tiempo los cambios de conducta, por que el niño da muchas señales y ese es el momento oportuno para prevenir un suicidio”.

Menciona que en muchos casos, la madre culpa y recrimina al niño su fracaso en la vida: de la situación sentimental, que por su culpa se tuvo que casar o que por su culpa, no terminó alguna carrera profesional.

“El niño escucha todos los días y a toda esa esa misma historia, entonces, él se siente culpable y esa actitud es la que lo lleva a cometer esos actos; además, de que en la mayoría de los casos también antecede el maltrato físico o incluso abusos sexuales”.

El desamor

La conducta de un suicida generalmente es prevenible, dicen especialistas.

“Sólo quiero pedir perdón a todos, pero sobre todo a mi mamá, perdón por esto. Y a Karla te juro que nunca te engañé”.

Con esa recado se encontró una ama de casa al llegar a su domicilio ubicado en un fraccionamiento del valle de Etla.

Era el lunes 12 de septiembre de 2010.

Sus otros dos hijos: de 12 y 9 años, llegaron primero a la casa ya que habían terminado sus clases.

Apenas abrieron la puerta, se llevaron la desagradable sorpresa de encontraron a Erick, de 17 años, pendiendo del barandal de la escalera.

Los niños pidieron ayuda a uno de sus vecinos, quien al tratar de rescatar el cuerpo, descubrió que el joven ya estaba sin vida, por lo cual dio aviso a la autoridad municipal, mientras que los niños se comunicaron con su madre para darle la mala noticia.

La ama de casa llegó a la vivienda y en una pequeña repisa halló la libreta con el recado de Erick, quien le pedía perdón por haber tomado esa decisión.

En el recado se incluía a su novia Karla, con quien había discutido la noche anterior, ya que la adolescente presuntamente había confirmado que Erick lo habían engañado con una de sus amigas.

En su declaración ministerial la madre de Erick dijo que dos antes antes, ya había intentado quitarse la vida al ingerir una gran cantidad de pastillas.

Sin embargo, al parecer no le dio la importancia necesaria y jamás lo canalizaron con un especialista.

Niño se quita la vida

El caso más reciente ocurrió el sábado 24 de junio en una colonia de la agencia municipal de Santa Rosa Panzacola.

Valeriano, de 9 años de edad, fue enviado por su madre Timotea para realizar un viaje de agua. Pasaron más de dos horas y al notar que no regresaba, la mujer salió a buscarlo.

Unos metros adelante de su vivienda lo encontró pendiendo de un árbol con una cuerda atada al cuello.

Ese el primero caso de un niño suicida en la capital del estado, según reveló la autoridad ministerial.

Los vecinos y amiguitos de Valeriano se organizaron para participar en el velorio y acompañarlo a su última morada.