En Oaxaca, nadie se prepara para morir

Un accidente con saldos fatales cambia la vida de la familia

A sus 33 años, César conducía una motocicleta propiedad del taller donde trabajaba. Era el mediodía de un sábado del mes de marzo de 2017.

A casi una hora de concluir su jornada de trabajo, pidió la motocicleta para ir a buscar una refacción y regresar para seguir con su actividad.

Esa decisión le costó la vida.

El obrero circulaba en la calle Dos de la Ex Hacienda Santa Rosa y al arribar al cruce con la carretera federal o avenida Oaxaca, el conductor de una camioneta dio una vuelta prohibida y lo embistió de manera brutal.

El obrero voló por varios metros y murió en el acto al sufrir múltiples lesiones al golpearse en el pavimento.

Unos metros adelante, el conductor presunto responsable del accidente fue detenido y entregado a elementos de la Policía Vial Municipal.

El dato
Desde hace varios años, en Oaxaca está prohibido el uso de ataúdes metálicos, ya que tardan muchos años en desintegrarse, así como también retarda el proceso de descomposición de los cuerpos.
No se deben trasladar cuerpos en vehículos particulares
Para trasladar un cuerpo debidamente embalsamado es necesario contar con un permiso de la unidad de Regulación o Fomento Sanitario de los Servicios de Salud de Oaxaca.
De ahí que la autoridad ministerial le aconseje a los familiares que contraten los servicios de una funeraria, ya que las carrozas ya cuenta con ese permiso, aunque por cada servicio, se debe contar con una acta del cuerpo que se trasladara y las característica de la carroza.
Lo mismo ocurre cuando las carrozas hacen uso de la red carretera federal, deben contar con el permiso correspondiente y el acta ministerial del cuerpo que trasladan.

 

Empieza el calvario

La familia del motociclista fue informada del percance y poco a poco llegó al lugar, ya que el extinto vivía en la misma zona de la agencia municipal de Santa Rosa Panzacola.

Al tratarse de una muerte violenta, debían esperar el arribo de elementos de la Agencia Estatal de Investigación (AEI) para que se iniciara con la diligencia y ordenar el levantamiento de cuerpo.

“Duele ver a tu amigo tendido en el piso, destrozado, sin que nadie, ni su familia, pueda levantarlo o agilar el trámite para que el cuerpo no esté en la calle, ante la mirada de curiosos”, relata un compañero de trabajo del motociclista.

Alberto, cuenta que una situación de este tipo cambia la vida o el entorno familiar dese le mismo momento en que ocurre, ya que después de la desagradable noticia del hecho, vienen los trámites burocráticos para poder recuperar el cuerpo.

“Nadie se prepara o está preparado para sobrellevar una situación como esta, ahora comprendo lo que tantas veces anunciaban en la televisión, que un accidente te cambia la vida por completo”, relata.

Y es que al ser familiares o conocidos de la víctima, desconocían el trámite que deben realizar para la recuperación del cuerpo para llevarlo de regreso a su casa o algún velatorio.

Asesor funerario

Los ataúdes alcanzan precios de hasta 30 mil pesos

Eder Iván Vásquez Chávez, de la funeraria La Divina Providencia, menciona que este tipo de situaciones toma por sorpresa a todos y por ello considera que es necesario que la sociedad se interese en un paquete funerario, que puede incluir solo el servicio o incluso el terreno del panteón.

Como agente funerario, precisa que tras el shock, la familia desconoce qué hacer en este tipo hechos, por lo que se ve en la necesidad de contratar los servicios de alguna funeraria.

“Al tratarse de una muerte violenta o ´legal´, como le conocemos nosotros, se deben cumplir ciertos requisitos para poder recuperar el cuerpo, ese es el trabajo del agente funerario, primero, ofrecer un servicio de acuerdo a las necesidades o situación económica de la familia”.

Experto en el tema al descender de una familia que se ha dedicad por varios años a ese giro, indica que un paquete básico oscila entre los 2 mil 800 y 3 mil pesos.

“Y es que mientras la familia empieza con la búsqueda de los documentos de la persona fallecida, nosotros nos apoyamos con otro miembro de la familia con quien nos trasladamos al Semefo (Servicio médico forense) para iniciar con la recuperación del cuerpo”.

De ahí lo trasladamos a la funeraria para iniciar el aseo estético y embalsamiento del cuerpo, donde la familia nos proporciona la ropa que desea que porte por última vez el finado.

Una vez que se cumplió con ello, se alista el equipo de velación y el ataúd es abordado en la carroza para ser trasladado al domicilio, que debe estar ubicado en un perímetro de 30 kilómetros para que no tenga con costo extra.

Urna para cenizas

El agente funerario, precisa, también se debe encargar de realizar los trámites ante el Registro Civil a fin de obtener el acta de defunción, con el cual se realiza otra parte de mismo para poder obtener una fosa o espacio en algún panteón.

“Un espacio en el panteón Jardín oscila entre los 25 mil pesos y puede llegar hasta los 35 o 40 mil pesos en el panteón San Miguel, sin embargo, en las diversas comunidades del estado, donde se rigen por usos y costumbres, muchas veces la familia no paga nada o da una aportación voluntaria a la autoridad, según sea el acuerdo de asamblea”.

Ofertan provisiones funerarias

Con la finalidad de evitar esas situaciones de no saber qué hacer o a quién recurrir en caso de la pérdida de un familiar, en la actualidad, algunas funerarias ofrecen el servicio de Previsión funeraria o Servicios Funerarios a Futuro.

“La ciudadanía oaxaqueña ya está empezando a hacer conciencia y comienza a preocuparse en este tema, de poder adquirir un paquete de servicios funerarios a futuro, el cual le pueda dar tranquilidad a familia para un momento inesperado, como es la muerte de uno de los miembros”.

Un paquete a futuro, precisa, se puede contratar desde los 11 mil 500 pesos a precio “congelado”, es decir, no aumenta por intereses o variación de precios, se puede disponer en cualquier momento y es 100% transferible, ya que puede ser usado en cualquier momento y en la persona que el titular lo desee.

Añade que este tipo de contrato ha ido en aumento, con lo que se puede apreciar el interés de las personas con lo relacionado a la muerte.