Lluvia los dejó sin nada en San Jacinto Amilpas, Oaxaca

JAVIER JARQUINJAVIER JARQUIN

La familia Chávez Vásquez vive con el miedo de que otra tormenta terminé por arrastrar su hogar.

COLONIA LOS PINOS, San Jacinto Amilpas.- Las nubes negras del domingo 24 de septiembre anunciaron a la famila Chávez la aproximación de una fuerte lluvia, pero jamás pensaron que por la noche, el arroyo que cruza a un lado de su casa crecería y se llevaría parte de la cocina, el suelo y los muros de la estructura... el derrubio dejó un gran hueco.

El domicilio afectado (el número 28), se encuentra a un costado del puente en la calle de Prolongación de Pino Suárez, en la colonia Los Pinos, perteneciente al municipio de San Jacinto Amilpas.

Las autoridades de Protección Civil del municipio ya realizaron el dictamen, "pero no podrán hacer nada hasta que pase la época de lluvias, ¿mientras qué hago?, ¿ver cómo se va mi casa?".

Don Justo, zapoteca del valle con 69 años de edad, relató a que el estruendo de aquella noche asustó a las familias vecinas del arroyo.

"Llevamos 32 años viviendo en esta casa, todo lo que hemos construido lo perdimos en un ratito, nosotros no tenemos muchos recursos económicos, trabajamos haciendo nieves, con una próxima tormenta toda la casa podría irse.”

Se llevó la cocina y las gallinitas

"Por fortuna pude rescatar mi estufa, no se la llevó porque todo lo que estaba en la esquina y las paredes se cayó, el agua se llevó el piso de mi cocina; del otro lado tengo unos animales, pues el arroyo creció tanto que también se llevó el corral de mis gallinitas", lamentó la hija de 47 años, Julia Chávez Vásquez.

Doña Julia destacó que por la afectación de la estructura, evitó que los niños siguieran habitando la casa. "Son tres pequeños, Axel de dos años, Ángel de tres años e Iker, un bebé de tres meses, pero no pueden estar aquí, nomás los descuidas un rato y ya quieren ver el arroyo o caminar a la parte floja que sigue del suelo".

La mujer comentó que desde que no tienen suelo ni paredes, la lluvia entra constantemente a la casa y el frío no deja dormir por las madrugadas.