Don Panchito, desafía al gobierno; se refugia en Oaxaca

ROMÁN CARLOS VELASCOROMÁN CARLOS VELASCO

Francisco Martínez y su hijo Javier Martínez Rodríguez,

Desmejorados, barbones, Francisco Martínez Sánchez, Don Panchito, y su hijo Javier Martínez Rodríguez, se presentaron la tarde del lunes pasado en el campamento Emiliano Zapata del Frente Popular 14 de Junio, sobre la ribera del río Atoyac, a dejar en claro que aún mandan en el sitio de mototaxis Un Paso a la Democracia, ante la intención de nombrar una nueva mesa directiva, por su calidad de prófugos.

A eso de las cinco de la tarde, los socios del sitio, que proporciona el servicio de transporte en las colonias Alemán y Reforma Agraria, se congregaron en el lugar para discutir quién asumiría el cargo de presidente.

Pretendían nombrar a alguien fuera de la familia de Don Panchito por el plazo de tres meses que recibieron de las colonias Alemán y Reforma Agraria, para que muestren una imagen distinta a los usuarios y se terminen con los asaltos y robos.

De esta manera, querían desprenderse de los choferes que les han impuesto Don Panchito y su hijo, quienes responden directamente a sus órdenes, por ser los responsables de robos, asaltos y acoso sexual.

Oportunidad para "jubilar" a delincuentes

“Pensamos que ahora que andan huyendo era el tiempo de hacer el cambio, pues en las colonias ya están hartos de los choferes, son agresivos, problemáticos y puro delincuente; si no cambiamos, se corre el riesgo de que nos expulsen de las colonias”, narraron.

Sin embargo, Don Panchito y su hijo Javier aparecieron de improviso en el campamento y sorprendieron a todos, sobre todo, por la recompensa de un millón de pesos ofrecida por la Fiscalía General del Estado por su localización para ejecutar las órdenes de aprehensión en su contra por los delitos de secuestro y homicidio calificado.

“Según los está buscando la policía, pero ahí estuvieron presentes”, relataron algunos militantes del Frente Popular 14 de Junio, quienes participaron en la reunión.

Don Panchito y su hijo llegaron al campamento a bordo de una camioneta de color rojo, aparentemente una Ford Escape, junto con cinco de sus guardaespaldas provistos de armas de fuego, quienes se hicieron cargo de la vigilancia del campamento.

Los dos líderes lucían una barba descuidada, vestían pantalones de mezclilla y playeras tipo polo.

“Así se presentaron para tratar de que no fueran reconocidos, se veían flacos, agotados”, refirieron.

Aunque Don Panchito no se anduvo por las ramas e impuso su ley al designar a su hija Fabiola Martínez Rodríguez como la nueva dirigente del sitio de mototaxis, para no perder el control.

“Es lo único que le queda, después de lo que pasó en la Vicente Guerrero, y lo tienen que defender; es su bastión, aquí se hizo él”, describieron.

Pero, no todo quedó ahí, porque Don Panchito amenazó clara y tajantemente a quienes no respeten su decisión.

Giovanni Sánchez, socio del sitio Paso de la Democracia, sostuvo que pagaron entre 25 a 50 mil pesos por cada concesión al dirigente, y pese a que son dueños de las unidades, éste dispone de los mototaxis y los choferes para sus fines personales, desde bloqueos en calles hasta la invasión de terrenos de los que se ha apropiado, y a aquel que no participe o aporte sus respectivas cooperaciones es multado y amenazado.

Nancy Pérez Ramos, otra de las concesionarias, exigió la intervención de las autoridades estatales y con ello se ponga fin al monopolio que pretende construir Francisco Martínez y sus familiares.

Pérez Ramos indicó que se sumaron a la organización Frente 14 de Junio CNP porque Don Panchito les planteó un panorama de bienestar para su familia y de hacerse de un patrimonio propio. “Pero el señor tomó otro rumbo, se llevaba a los chóferes sin permiso para tomar terrenos y hacer desmanes”.

Mencionó que por no participar les cobraba multas de hasta 7 mil pesos o no los deja trabajar, y esto se suma las cuotas diarias y mensuales que aportan.