Agua, barro y desesperanza; se inunda Yatzeche, Oaxaca

MARIO JIMENEZ LEYVAMARIO JIMENEZ LEYVA

Es cíclico el problema del desbordamiento del Atoyac y anegación de Yatzeche

SANTA INÉS YATZECHE.-La crecida del río Atoyac, registrada entre la tarde del domingo y la madrugada del lunes, sorprendió a los habitantes de Santa Inés Yatzeche, el agua salió de cauce e invadió la población y las casas. La inundación tomó por asalto a esta comunidad de los Valles Centrales. En las calles principales de este poblado el agua subió alrededor de metro y medio.

La comunidad, conformada prinicipalmente por zapotecas, vive una de sus peores catástrofes naturales; sin embargo, no es la prima vez que ocurre una inundación de este tipo. Hace años el municipio ya se había anegado.

El río Atoyac se desborda en un punto que colinda con el municipio de Santa Ana Zegache, al norte de Santa Inés. Alrededor del 65 por ciento de la población resultó afectada.

En este lugar las casas edificadas cemento y tabique soportaron el paso de la corriente; sin embargo, hogares más humildes amenazaron con dejar damnificadas.

300 personas están afectadas
150 casas anegadas
1.20 metros alcanzó el agua
65% dañada

 

En el centro del pueblo hay una cancha de básquetbol que está convertida en una alberca gigante donde se mesen olas de agua obscura. En las calles algunos camiones apenas pueden abrirse paso sin ahogar sus motores.

En un recorrido realizado por NOTICIAS se observó que la mayoría de la gente camina descalza, en algunos puntos, con el agua hasta la cintura. Quienes corrieron con más suerte miran desolados desde sus portones cómo el agua estuvo a punto de inundar sus domicilios, una lluvia más y aumentaría la cifra de afectados.

Al paso se observan costales de arena inundados, como prueba del desesperado intento de algunas personas por impedir el camino del agua. Ancianos caminan cargando guajolotes y alguna que otra pertenencia; mientras, algunos afectados son seguidos por perros asustados y van al albergue que se plantó en la única secundaria del poblado.

Muchas otras personas se aferran a sus casas. Los niños se han quedado sin clases y, con los pies mojados, observan a sus padres desesperados barrer los 20 centímetros agua que se acumula en los patios. El panorama es desolador y, a pesar de la presencia de autoridades, no pinta para mejorar pronto.

Con costales, la población realiza un discreto intento de frenar el paso del agua. FOTO: Mario Jiménez

Auxilio

Personal de la Coordinación Estatal de Protección Civil, arribó a las 4 de la madrugada. La dependencia emitió un llamado de auxilio. Hasta 1.20 mts fue el nivel que alcanzó el agua sobre las principales calles.

Hasta el medio hubo presencia de autoridades del municipio, de la Secretaría de Seguridad Pública de Oaxaca (SSPO), Protección Civil, elementos del ejército, de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), de Servicios de Salud y de la Comisión Estatal del Agua (CEA) para iniciar un recorrido por las zonas afectadas y armar un plan de apoyo y rescate a la comunidad.

Por lo pronto, se inició una brigada de salud en la clínica del pueblo donde se estaría dando atención a cualquier afectado, siendo la prioridad dos mujeres embarazadas que no requirieron ser trasladadas y la salud de los más vulnerables: ancianos y niños. También se haría la cloración de dos pozos de agua potable y contarían con especialistas que estudiarían el riesgo y la prevención de epidemias en el poblado, según declaró Tomás Chávez García, médico de la Coordinación estatal de Protección Civil.

Por su parte, la presidenta municipal, María Chévez Martínez, señaló que al menos 300 personas están afectadas y 150 casas. "Hemos solicitado el apoyo para instalar un albergue y una cocina comunitaria. En nuestro municipio sí se realizaron las obras necesarias para evitar el desborde; el agua se sale siempre en el mismo lugar".

La población está a la espera que baje nivel del agua. FOTO: Mario Jiménez

Dijo que laboran en el borde de dos kilómetros que nos corresponde, "ya estaba hecho uno pero aún no terminamos la obra".

La alcaldesa explicó que solicitaron apoyo del Fondo de Desastres Naturales (Fonden) "somos acreedores al apoyo, querían desastre, pues ya hay personas con el agua hasta el cuello, que hagan algo. El apoyo se ha dado por parte de Conagua, tiene un mes que iniciaron los trabajos, si hubiera comenzado antes, la obra pues tal vez esto no hubiera pasado.”

A tapar la fuga

Mario Robles González, de Conagua, explicó el plan de acción para NOTICIAS: “Vamos a tratar de tapar la rotura del río donde se desborda, a colocar costales de arena, haremos la obra en coordinación con municipio, ejército y gobierno del estado. El municipio de Santa Ana Zegache rechazo realizar obras, ahora ya empezaron a cooperar, pero ya es un poquito tarde.”

El recorrido se extendió dos horas y media, las autoridades se auxiliaron con un dron para observar la zona de desastre. Desconocen la superficie y la cifra de sembradíos inundados, pero se estima que gran parte de la producción que pertenece al municipio está perdida.