El precio en el éxito de un deportista

La integración es un estilo de vida en el deportista.

El éxito es un precio alto qué hay que pagar...

"Un deportista de alto rendimiento debe estar preparado y convencido de los sacrificios que se tienen que hacer. Hay que dejar a la familia, a los amigos, olvidarse de los cumpleaños, y dejar de lado un sin número de actividades de la vida social", señaló el psicólogo deportivo Luis Gonzalo Rojas Flores, quien labora para el Instituto del Deporte de Nuevo León (INDE Nuevo León).

Y es que cuando se es deportista de alto rendimiento, hay que abandonar la casa para instalarse en villas deportivas, con campamentos y constantes competencias, que convierten al atleta en un ser diferente a la de "una persona normal".

El especialista en psicología deportiva, originario del estado de Yucatán, pero radicado en Nuevo León, aseguró que ese estilo de vida es una toma de decisión del propio deportista.

Hay de que darle orientación a un deportista en ascenso, para sepa que "el éxito va a tener un precio".

Rojas Flores aseguró que el alto rendimiento implica otro estilo de vida, porque "son varias horas de entrenamiento, hasta en dos sesiones, con un constante monitoreo".

SÍNDROME DE BURNOUT

El psicólogo deportivo señaló que un momento en la vida del deportista que requiere de mucho apoyo es cuando llega el Síndrome de Burnout. Cuando el atleta llega al límite y es el momento de anticipar el retiro su carrera deportiva.

Hay que reeducarse para tener otro estilo de vida, que se podría llamar de "normal", para reintegrarse a la vida cotidiana con el resto de la sociedad.

En ese momento, el deportista requiere la solidaridad familiar.

"El deportista debe asumir la mejor decisión de regresar a su casa, y alejarse del aspecto competitivo".

INDICADORES DE UNA COMPETENCIA

El especialista indicó hay diferentes indicadores y aspectos, que son evidentes en una competencia, como la ansiedad, el estrés y otros signos y síntomas fisiológicos.

Todo ese va de acuerdo a la personalidad, temperamento y experiencia de los deportistas.

"Hay quienes buscan estar solos. otros que presentan malestares estomacales, que les aumenta el nivel de sudoración, a algunos se les incrementa el nivel de preocupación. Pero todo eso puede ser perjudicial, porque el deportista se vuelve más ansioso.

"Como psicólogos deportivos tenemos que ayudar a que tengan ese control, porque ante más ansiedad e inestabilidad, se incrementa la posibilidad de error", indicó el responsable de esa área en el INDE Nuevo León.

Parte del trabajo del psicólogo deportivo es el de afianzar la seguridad del deportista, que ,llegue de manera óptima a una competencia, y pueda potencializar el autocontrol sobre el valor de lo que han entrenado durante sus ciclos, pero "depende mucho su nivel de experiencia", que es determinante para el control emocional.

Durante los ciclos de entrenamiento de un deportista se cumplen diferentes aspectos, físicos, técnicos, tácticos y psicológicos.

"La psicología forma parte de las ciencias aplicadas al deporte, como también lo es la medicina, la nutrición y la rehabilitación, que son componentes que afianzan la seguridad del deportista", aseguró Rojas flores.

HAY QUE TENER LOS PIES SOBRE LA TIERRA

Un atleta en constante ascenso está sujeto a varias presiones externas, principalmente en su casa, porque la familia insiste en que son buenos y que van a ganar, que son los favoritos.

"Al deportistas se le dan buenas expectativas y buenos deseos, los vamos enseñando de que son los mejores, pero no se les da un sustento para cuando se gana".

Y ante cualquier evento "hay que tener los pies sobre la tierra".

El psicólogo deportivo indicó que un entrenador no le va a pedir al deportista algo que nunca ha hecho.

"Hay fijaciones de tiempo, marca y resistencia, pero no le debemos pedir al deportista algo que nunca ha hecho", manifestó.

Reiteró que "hay que asegurar que el deportista tenga los pies bien puestos sobre la tierra", para que sepan que tanto el éxito como la derrota son dos vías de la misma competencia.

También se le debe enseñar que ningún deportista está exento de una lesión, ni de otra nadie eventualidad que detenga o baje el rendimiento físico.

"Se requiere una retroalimentación con la suma de elementos que no permitieron la conclusión exitosa", puntualizó el especialista que está a cargo del aspecto psicológico de los deportistas de alto rendimiento en el gobierno de Nuevo León.

Toma en cuenta

El síndrome de burnout es un problema de carácter psicológico que puede incidir, muy negativamente, en los deportistas que desarrollen su práctica con cierto nivel de intensidad competitiva (alto rendimiento y profesionalismo).

Se inicia con un profundo agotamiento emocional, seguido por un evidente distanciamiento emocional (despersonalización) de las personas que le rodean en el ámbito deportivo, y finalizando con sentimientos de reducida realización personal.

Es la definición que durante mucho tiempo se ha mantenido para comprender bien este problema en el entorno deportivo.