Sobre el límite crítico, presa Benito Juárez de Oaxaca

El desfogue de la presa se hace en dirección al río Tehuantepec.

La presa Benito Juárez, ubicada en Jalapa del Marqués, habría alcanzado su nivel crítico durante la noche de este miércoles. La Conagua activó las alertas para los municipios que cruza el río Tehuantepec debido al incremento de su cauce por derrame natural de la presa.

Los remanentes de la tormenta tropical Calvin, y su interacción con una zona de inestabilidad, ocasionaron un incremento del nivel de la presa del 4 por ciento en menos de 12 horas, al pasar de 92.7 la tarde noche del martes, al 97 por ciento la mañana del miércoles.

El jefe del distrito de riego 019 de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), Arnulfo Ramírez Rojas, indicó que aun cuando la Benito Juárez no representa ningún riesgo estructural o de almacenamiento, fue extendida una alerta por la paulatina crecida del río Tehuantepec.

Atención ciudadana

La dependencia puso a disposición el número telefónico 9515022450 extensión 2001 de la ciudad de Oaxaca para que la ciudadanía pueda aclarar dudas o inquietudes.

 

Los municipios en donde se mantienen medidas de prevención son Mixtequilla, Santo Domingo Tehuantepec, San Blas Atempa y San Pedro Huilotepec.

La Conagua alertó a la ciudadanía para que no intente cruzar el río o arroyos. En caso de tener que desplazarse hacerlo utilizando los puentes para mitigar cualquier riesgo.

De acuerdo con la Conagua la presa tiene una capacidad de almacenamiento de 720 millones de metros cúbicos. Indicó que aun llegando al 100 por ciento que es su escala crítica, no representa riesgo “ya que está diseñada para ese volumen y un excedente más.

Desfogues controlados

El organismo operador continúa los desfogues controlados además del vertido natural por el nivel que alcanzó la presa en las últimas horas.

El desfogue controlado de la presa es equivalente a 120 metros cúbicos por segundo y se realiza desde el pasado 11 de junio. Éste se sumará al excedente de agua que por condiciones de diseño y seguridad de la presa comenzará a derramar de manera natural por el vertedor. La cantidad que se estima será vertida durante la primera hora de su inicio es de 1 metro cúbico por segundo.

El volumen de agua aumentará de manera gradual en la medida de la precipitación en la cuenca que alimenta a la presa, con un máximo de hasta 95 metros cúbicos por segundo en las próximas 12 horas.

“No representa ningún riesgo para la población que habita aguas abajo, debido a que el río Tehuantepec por donde se descargan estas excedencias, tiene suficiente capacidad hidráulica para regular el flujo del agua”, señaló la Conagua mediante un comunicado.