Tepetlapa: migración desmanteló al pueblo

EMILIO MORALESEMILIO MORALES

La realidad diaria de Santiago Tepetlapa

EMILIO MORALESEMILIO MORALES

Casas destruidas evidencian el abandono en el pueblo

EMILIO MORALESEMILIO MORALES

Poco más de 100 habitantes tiene este pueblo.

EMILIO MORALESEMILIO MORALES

Casas abandonadas por cualquier calle

SANTIAGO TEPETLAPA, Oax.- Tan grande ha sido la migración en este pueblo indígena chocholteco en la sangría a la Ciudad de México, Puebla, Estado de México, Querétaro, Veracruz, Sinaloa o a los Estados Unidos, que los cargos en el Cabildo se turnan entre los pocos hombres que quedan y acuden a la asamblea general para designar a las autoridades municipales.

Un año y medio, periodo que dura la gestión, puede ser uno síndico, regidor y presidente municipal y en el otro año y medio siguiente, desempeñarse en otro puesto.

Incluso, también puede dejar algún cargo en el Cabildo y de ahí pasar a cubrir alguna encomienda en el Comisariado de Bienes Comunales o en el Consejo de Vigilancia de ese propio órgano, porque solo unos cuantos migrantes, contados con los dedos de las manos, regresan para reincorporarse a la comunidad ante el ocaso del campo, la otrora principal actividad económica.

Si acaso vuelven para acudir a la fiesta patronal en el mes de julio o a visitar algún familiar, pero solo por unos cuantos días.

Aunque ahora el pueblo para hacer frente esa escasez de ciudadanos elegibles, por así decirlos, ha determinado permitir la participación de las mujeres, un tanto también para cumplir la equidad de género.

De esta manera, las señoras María de Jesús López García y Karina Cruz Cruz, se convirtieron en las primeras mujeres en ocupar una regiduría, en este caso, de Obras Públicas y de Seguridad Pública.

Sin embargo, la migración no solamente ha influido en la designación de las autoridades municipales, en el abandono de decenas de casas y en las calles vacías sino también en la casi pérdida total de la lengua chocholteca, en la poca producción agrícola, en el reducido número de niños inscritos en la escuela primaria y hasta en el trabajo de la mujer en la reforestación de más de 400 hectáreas de lomeríos desérticos.

Erosión y migración

Y es que la degradación ecológica ha sido la causa principal de la migración en este pueblo por la propia erosión, la tala inmoderada de árboles y el sobrepastoreo de ganado caprino, porque con esto, se acabó el agua y toda posibilidad de seguir dedicándose a la siembra del maíz.

Según las narraciones tradicionales, la pérdida de los suelos en el pueblo no es tan reciente porque se remonta a la época prehispánica cuando Atonalzin, rey chocholteca de la dinastía de Coixtlahuaca, ordenaba el corte de una gran cantidad de árboles para cumplir los tributos exigidos por los emperadores aztecas, principalmente, Moctezuma Ilhuicamina.

Después, con la colonización española, se derribaron otros cientos de árboles para la edificación de templos y misiones, y de esta manera, los bosques nunca se recuperaron.

Los lomeríos desérticos del pueblo por la aridez. FOTO: Emilio Morales

Aunque la aridez de por sí ha estado presente en este pueblo, ubicado en la región de la Mixteca, a 183 kilómetros de la ciudad de Oaxaca, porque Tepetlapa significa en náhuatl “en o sobre el tepetate”. Y el tepetate –“petate de piedra”, también en náhuatl–, corresponde a una superficie que por sus características físicas, mecánicas y químicas, sobre todo, por su alto contenido de arcilla, provoca baja conductividad hidráulica y retención de agua, así como una pobre fertilidad porque se endurece cuando pierde humedad.

Se reduce la población en 16 veces

SANTIAGO TEPETLAPA, Oax.-La migración ha sido grande en el pueblo; en una lista de asistencia de asamblea general y del tequio por allá de 1930, habían casi mil habitantes registrados, pero ahora si acaso llegamos 60.

La lengua chocholteca casi se ha perdido, solo dos o tres personas de más de 80 años son las que la hablan; ya no se inculcó a las nuevas generaciones porque se fueron familias completas.

"La falta de agua por la aridez ha sido la principal razón de la migración; antes llovía y se aseguraban las cosechas, pero ahora ya no. Quienes regresan, vienen por unos días, a ver a sus familiares o a vigilar sus propiedades porque aquí no hay un medio de subsistencia", señaló José Magdaleno Santiago Torres, 50 años de edad, ex síndico, ex presidente del Comisariado de Bienes Comunales y ex presidente municipal, actualmente, encargado del camión de volteo del pueblo.

La migración sigue, aunque a baja escala; pero también varios jóvenes se están quedando y apoyando a la comunidad, entre esto, en la reforestación porque así regresará el agua. "Los que nos quedamos queremos hacer a Tepetlapa un pueblo próspero otra vez en 15 o 20 años”, señaló.

José Magdaleno Santiago Torres, ha ocupado diferentes cargos ante el escaso número de habitantes. FOTO: Emilio Morales

 

"No dejaremos morir al pueblo"

SANTIAGO TEPETLAPA, Oax.- “Es demasiado complicado que no seamos un pueblo grande, pero a pesar de eso, así hemos ido sacando adelante los trabajos mediante el tequio por los ciudadanos están colaborando, desde el más chico hasta el más grande", indicó Cesáreo Santiago Santiago, 33 años, presidente municipal..

El municipio recibe un millón 400 mil pesos al año; es poco ante las necesidades que son muchas, como en el campo y en la casa de salud, especialmente medicinas. Las familias que se han ido, regresan nada más a la fiesta patronal, el 25 de julio, en honor a Santiago Apóstol; están dos, tres días y se van. Esa es la razón de que haya como 50 casas abandonadas.

Hemos apostado a la reforestación para que vuelva a llover y el pueblo se recupere, porque sin agua no puede haber agricultura y una forma de sobrevivir. "Sabemos que se requiere de tiempo, pero si no lo hacemos dejaremos morir al pueblo, porque poco a poco se va quedando solo”, indicó el alcalde.

Recorrer todos los cargos en el pueblo

SANTIAGO TEPETLAPA, Oax.- “La situación económica del pueblo por la falta de agua ha sido la principal razón para migrar; es que sin las lluvias no hay posibilidad de sembrar. Quienes se ha ido por esa necesidad, han encontrado trabajo en otros lados porque aquí ya no se puede; otros, los jóvenes, salieron a estudiar, pero en los dos casos, ya no regresan, se quedan en las ciudades", indicó Alejandro Cruz López, 56 años de edad habitante de Santiago Tepetlapa.

Yo me fui en 1980 a Tlanepantla (Estado de México) a trabajar con un tío que era el encargado de unos baños y al venir en diciembre del siguiente año, me nombraron secretario municipal. Y de ahí, he sido tesorero, síndico dos veces, regidor, presidente municipal, presidente del Comisariado de Bienes Comunales y hasta fiscal del templo.

Ahora, soy sacristán y secretario del Consejo de Vigilancia del Comisariado de Bienes Comunales; a veces, hasta dos o tres cargos tiene uno porque no hay a quien nombrar. Por esto, no he vuelto a salir, me quedé a ayudar a mi pueblo; con lo que saco como albañil, músico y sembrando maíz, aunque a veces no llueve mucho, sale para comer y me la voy pasando", indicó.

Alejandro Cruz López, otro habitante que ha ocupado varios cargos. FOTO: Emilio Morales

 

Primaria "multigrado"

SANTIAGO TEPETLAPA, Oax.- “Tengo un grupo multigrado de primero a tercero con alrededor de 20 alumnos; son pocos como consecuencia de la migración debido a las condiciones económicas. Aquí, no hay trabajo, no hay forma de vivir porque no se puede cosechar la tierra por la escasez de agua y entonces, eso motiva a las personas a salir a buscar una forma de vida”: Claudia Díaz Ruiz, profesora de la Escuela Primaria Benito Juárez.

Poco más de veinte niños acuden a la escuela. FOTO: Emilio Morales