San Juan Guelavía y Macuilxóchitl: maravíllate con Oaxaca

Festivas tradiciones
ABDIEL VELASCO ESCUDEROABDIEL VELASCO ESCUDERO

En el corazón de la agencia municipal encontrarás una copia del siglo 16, de un lienzo a manera de mapa, que representa las colindancias de Macuilxóchitl

La capilla fue construida en honor del Santo Patrón San Mateo Apóstol y Evangelista

Recorrer cada rincón de Oaxaca nos hará ver lo rico que es nuestro estado. En cada espacio, sitio, lugar, conoceremos la historia que hasta nuestros días, le ha dado sentido al desarrollo de nuestros pueblos. Y a tan sólo unos minutos de la ciudad, existen poblaciones que guardan en sus calles, mucha historia que pocos conocemos.

Y para conocer cada rincón de Oaxaca, el viajero de EL NÚMERO UNO, tomó camino y visitó dos sitios en específico: San Juan Guelavía y San Mateo Macuilxóchitl; todo nació porque en la carretera que nos conecta con Tlacolula, son varios los anuncios que nos adelantan la entrada de la población; sin embargo, ¿qué hay en cada uno?

Esa fue la tarea a la que hoy se abocó el viajero, por lo que llegó a las calles de estas dos poblaciones que aún conservan las personas adultas, quienes conservan su lengua madre como medio para comunicarse.
 

Primera parada

La primera parada fue San Juan Guelavía, donde su asombroso templo del siglo 16 roba la mirada y es un fiel espectador del desarrollo de su pueblo. Su mercado municipal luce lleno de colores. Ahí, sus habitantes llegan a ofrecer sus productos, donde aún se aprecia el trueque.
La segunda parada fue en San Mateo Macuilxóchitl, con mucha historia por sus calles; este poblado conserva un imponente atrio con su iglesia y capilla, y zonas arqueológicas que marcan la pauta del desarrollo, en ese tiempo, de la cultura zapoteca. Atrévete a conocerlos, la distancia es mínima a la ciudad, tómate un tiempo y aprende más de tu estado.

 

El templo de San Juan Guelavía, fiel testigo del desarrollo de su población. FOTO: Abdiel Velasco Escudero

 

San Juan Guelavía

Este pequeño poblado muy cercano a la ciudad, en la última semana de enero y la primera de febrero se llena de vida, colores, tradiciones y costumbres, al festejar la fiesta del patrón San Juan Bautista. En este marco, también se realiza la feria del carrizo, en donde para propios y extraños, hay toda una variedad de productos artesanales, gastronómica y cultural.

Y específicamente, su oficio que gran parte de la población de esta localidad del Valle de Tlacolula se dedica a la creación de piezas ornamentales y utilería a base de carrizo, su belleza y singularidad de estas creaciones, los ha catapultado a nivel nacional e internacional a los artistas de la población, cuyo talento les abre cada vez más puertas, a pesar de competir con las piezas decorativas y utensilios de plástico.
 

Macuilxóchitl: tierra zapoteca

San Mateo Macuilxóchitl es el nombre de una población cerca de la ciudad. Macuilxóchitl es otro nombre con que se reconoce a Xochipilli, el príncipe de las flores, señor de la flor y el canto, los placeres y las enfermedades venéreas. Macuilxóchitl fue también el título otorgado a quienes enaltecían las artes.

Pero la comunidad de Macuilxóchitl fue una de las más antiguas del período Postclásico. En esta época se crearon los “Señoríos”, que eran formas de organización social donde gobernaban linajes familiares. El esplendor de Monte Alban había pasado y se encontraba destruido y cubierto de tierra. Lo mismo que Dainzú, por lo que Macuilxóchitl es una de las más antiguas poblaciones urbanas de los Valles de Oaxaca.

Y para llegar a él, no es muy complicado. En el corazón de la agencia municipal, podrás encontrar una copia del siglo 16, de un lienzo a manera de mapa que representa las colindancias de Macuilxóchitl de aquellos tiempos. Además, está la capilla del mismo siglo que está en honor al Santo Patrón San Mateo Apóstol y Evangelista.

 

En estas poblaciones, el 3 de mayo suelen hacer peregrinaciones para pedir por agua y cosecha. FOTO: Abdiel Velasco Escudero

Tradiciones

Cada pueblo tiene su tradición, y en Macuilxóchitl la fiesta grande se vive en septiembre, en honor al patrón San Mateo. Antiguamente, las mujeres vestían manta con una faja de seda roja. El hombre vestía de calzón blanco. Pero además de esas tradiciones, esta población también cuenta con una riqueza muy grande: su zona arqueológica, así como el Cerro del Calvario o Cerro Grande, donde existen vestigios arqueológicos.


Ferviente devoción
A lo largo de sus casi tres mil 500 años de historia, Macuilxóchitl ha conservado algunas de sus tradiciones, como la adoración del Dios Cocijo y la Procesión del 3 de mayo a la cima del Cerro Danush, donde se pide por la lluvia y la cosecha del maíz.


¿Sabías que?
San Juan Guelavía significa, en zapoteco,  guela, via, "media noche, retorno"; es decir, "Retorno a media noche". Mientras que Macuilxóchitl hace referencia al "Príncipe de las flores".